El FMI pide subir el IVA, abaratar el despido y copago sanitario

El Fondo cree que hacen falta más reformas para apuntalar la recuperación

El FMI insiste a Rajoy que reduzca el gasto en educación. LUIS SEVILLANO / ATLAS

La economía española crece con fuerza y crea empleo a buen ritmo. El Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha rendido a esa evidencia que sus previsiones, algo pesimistas, se resistían a admitir. El Fondo ha elevado este lunes al 3,1% el crecimiento previsto para este año, por encima del pronóstico del Gobierno, que lo fija en el 2,9%,. Pero advierte de que, para que la recuperación se consolide y siga generando empleo, no hay que dar ni un paso atrás en las reformas, sino volver a la carga. En su catálogo abundan medidas impopulares, que el Gobierno no piensa acometer como abaratar y facilitar el despido, subir el IVA y extender el copago en sanidad y educación.

El FMI ha presentado este lunes la declaración previa al informe que anualmente elabora sobre España. El jefe de la misión, Helge Berger, rehuyó en rueda de prensa las preguntas sobre los partidos, la fragmentación política y el efecto de sus recomendaciones en el voto de los ciudadanos. “No soy experto en política”, dijo. Pero el Gobierno se aferró de inmediato a un mensaje que deja su declaración de conclusiones: “Una reversión de las reformas pasadas generaría incertidumbre y podría frenar la recuperación, sobre todo si el entorno exterior se deteriora”.

El Gobierno celebra ese mensaje, similar al que ha esgrimido contra el PSOE y contra Podemos, y la revisión al alza de las previsiones de crecimiento, la octava consecutiva que realiza el Fondo, cuyos economistas tardaron en admitir la fortaleza de la recuperación española. El FMI prevé ahora que el producto interior bruto (PIB) crecerá un 3,1% este año y un 2,5% el próximo, 6 y 5 décimas más, respectivamente, de lo que dijo hace solo dos meses y casi el cuádruple de lo que pronosticó hace poco más de un año. Pero más allá de celebrar esos mensajes, el Gobierno no está dispuesto a seguir las recomendaciones más impopulares del FMI, al menos antes de las elecciones.

La declaración de este lunes es un paso intermedio en la preparación de un amplio informe sobre España. El artículo IV de los estatutos del FMI establece que se haga una revisión anual de la economía de los países miembros del Fondo que consiste en una evaluación económica general en la que el personal del organismo analiza las fortalezas y debilidades de cada país, actualiza sus previsiones y propone reformas económicas. El personal del FMI publica una declaración de conclusiones generales al terminar la misión en la que recogen datos y se entrevistan con responsables empresariales y políticos. Unas semanas más tarde someten el informe al Consejo del Fondo Monetario Internacional y lo publican íntegro.

Reforma laboral

La reducción de las incertidumbres legales y administrativas en los despidos colectivos ayudaría a impulsar la contratación indefinida"

El FMI y la Comisión Europea llevan tiempo reclamando a España una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral. Entre las medidas que propone el FMI está una figura similar al contrato único, que cita a modo de ejemplo. "El coste de despido de los trabajadores indefinidos sigue siendo muy alto en relación con el de los trabajadores temporales, y es necesario reducir esta brecha. Esto también podría conseguirse, por ejemplo, mediante la introducción de un contrato único con costes de despido en función de la antigüedad en sectores sin elevada rotación estacional". En la actualidad, las indemnizaciones por despido son mucho más altas en los contratos indefinidos que en los temporales. de lo que se trataría es de que, salvo por razones de estacionalidad, los contratos fueran por defecto indefinidos, pero con una indemnización más baja los primeros años que fuera elevándose de forma progresiva.

Despidos más baratos y también más fáciles ayudarían a aumentar la contratación indefinida, según el Fondo: "Reducir las incertidumbres legales y administrativas en los despidos colectivos y simplificar la aplicación de criterios objetivos para los despidos procedentes serviría también para apoyar la contratación indefinida", señala su declaración.

El FMI también pide unas políticas activas de empleo más eficientes, que sean supervisadas de cerca y evaluadas y que sean más transparentes. Este es un área en que se han producido numerosos escándalos por parte de empresarios y sindicatos.

La declaración alaba la mayor flexibilidad salarial que ha permitido rebajas de sueldos desde la reforma laboral. Esa flexibilidad debe utilizarse "para promover el empleo en las épocas de crecimiento y protegerlo durante las crisis". A medio plazo, "mantener el crecimiento salarial en línea con la productividad y la competitividad externa es un elemento clave para la creación de empleo", añade.

Además, el Fondo considera que la evolución salarial aún no refleja adecuadamente las diferencias de condiciones entre empresas que van bien o mal. Sus expertos creen que deben eliminarse las barreras a la negociación de convenios dentro de las empresas que se desmarquen de convenios de ámbito superior y que eso animará a los trabajadores y los capitales a ir a los sectores más productivos, lo que impulsará el crecimiento.

Reforma empresarial

El FMI considera necesario que las empresas ganen tamaño. "Es esencial reducir los obstáculos al crecimiento de las pymes", señala su declaración. "Las empresas españolas tienden a ser más pequeñas, menos productivas y menos orientadas a la exportación que las de sus pares europeos", añade.

Por eso, recomienda medidas que impulsen la competencia, como la aplicación de la ley de Unidad de Mercado (la norma que permite operar en todo el país con una licencia única), la tantas veces postergada reforma de los servicios profesionales (que evitaría la colegiación obligatoria en numerosos servicios), la eliminación de obstáculos fiscales y regulatorios al crecimiento de tamaño de las empresas y el apoyo a la exportación. En la reciente reforma fiscal ya se ha eliminado alguno de esos obstácuulos fiscales, que obligaban a tributar por un tipo más alto al sobrepasar determinado umbral de facturación, pues eso desincentivaba el crecimiento.

El FMI cree que también sería bueno que las empresas utilizasen con más asiduidad fórmulas de financiación no bancaria, incluyendo el acceso a emisiones de bonos, mercados alternativos, capital riesgo y similares.

Bancos fuertes y menos deuda privada

El Fondo cree que los bancos están en mejor estado y que eso puede ayudar a la recuperación del crédito. No obstante, anima a seguir limpiando la morosidad y reforzando el capital de máxima calidad. La declaración alaba la nueva normativa sobre segunda oportunidad de los acreedores, que cree que puede ayudar a luchar contra la economía sumergida y que tendrá poco impacto en las cuentas de los bancos.

Además, el Fondo pide que Hacienda y la Seguridad Social se impliquen en los convenios de acreedores de los concursos, "de forma que las obligaciones con el sector público también puedan ser exoneradas tras una liquidación".

Subida del IVA y copago en sanidad y educación

Apoya la idea que el comité de exportos de la reforma fiscal planteó al Gobierno que recomendaba el copago en sanidad y educación

También incluye de nuevo la necesidad de reducir la deuda pública. "Una continua, coordinada y creíble consolidación fiscal ayudará a proteger la confianza y reducir la vulnerabilidad en potenciales shocks adversos. "España ha continuado reduciendo su déficit fiscal según se iba recuperando su economía, pero el nivel de deuda pública es muy alto y sigue aumentando", recuerda el FMI. Pide que se aproveche cualquier oportunidad posible (cita, por ejemplo, una caída de los intereses de la deuda) para tomar la senda de la bajada de la deuda. Entre las recetas más concretas que ofrece el Fondo están las subidas de impuestos y la reducción del gasto social. Recomienda "el aumento de los impuestos especiales y medioambientales", así como "una gradual reducción de los tratamientos preferenciales en el IVA", lo que en la práctica supone una subida del impuesto.

A nivel regional, apunta, "podrían obtenerse ahorros fiscales adicionales, por ejemplo, mediante la reducción de los costes de la prestación de servicios de sanidad y educación públicas y, tal como fue recomendado por el Comité de Expertos de Reforma Tributaria del año pasado, aumentando la responsabilidad de las comunidades autónomas en el copago de esos servicios". 

El FMI apoya así la recomendación que los expertos fiscales hicieron en marzo de 2014, cuando el comité de expertos propuso al Gobierno ampliar la capacidad de las autonomías para ampliar el copago en los servicios públicos con vistas a reforzar su nivel de recaudación. A cambio de ceder capacidad normativa para imponer impuestos propios, las comunidades ganarían margen para "establecer sistemas de copago sobre los servicios públicos tales como la sanidad y la educación, mejorándose así sus capacidades de financiación de tales servicios". El Gobierno metió aquella propuesta en un cajón, el destino hoy por hoy más probable para las recomendaciones de este lunes.

El FMI también ofrece algunos consejos más sobre la financiación de las comunidades. Para empezar, exige que se sigan mejorando los controles y el cumplimiento de las metas fiscales regionales".

También, apunta, "podría considerarse la posibilidad de introducir mecanismos impositivos alternativos que permitan la financiación de las autonomías en épocas de crisis". Pide revisar el sistema de financiación autonómica y el sistema de incentivos para las comunidades que sí cumplen sus objetivos. Y aboga por permitir "el establecimiento de objetivos fiscales diferenciados, mediante un sistema transparente y basado en reglas, que tengan en cuenta las diferencias estructurales entre las necesidades y las capacidades de ajuste".

Más información