Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey de Marruecos, cliente número 5090190103 del HSBC en Suiza

Los marroquíes residentes en el país no pueden tener cuentas en el extranjero

El rey Mohamed VI de Marruecos, en París, el pasado lunes. EFE

La familia real marroquí era uno de los clientes del HSBC desvelados por la llamada lista Falciani. El monarca, Mohamed VI, abrió una cuenta el 11 de octubre de 2006 en la HSBC Private Bank Ginebra, junto a su secretario particular Mounir El-Majidi, con identidad oculta por un código interno (BUP, que significa socios de negocios), que figura en los libros del banco como 5090190103, según publica Le Monde.

Entre otoño de 2006 y el 31 de marzo de 2007, periodo que el rotativo francés ha podido consultar, el montante máximo registrado en dicha cuenta se eleva a 7,9 millones de euros, cuando es ilegal que los marroquíes que residen en Marruecos tengan una cuenta bancaria en el extranjero.

Solo la Oficina de Cambios, que fija el cambio de las divisas, tiene la potestad de conceder exenciones a título personal. Preguntado por la cuestión el pasado 5 de febrero, este organismo no hizo comentarios. La Oficina concede amnistías con regularidad a cambio de la repatriación de capitales invertidos en el extranjero. La última campaña, bajo el sello de "patriotismo económico", acaba de terminar con una repatriación de 2.200 millones de euros.

En este contexto, explica Le Monde, la revelación de que el rey tiene una cuenta en Suiza resulta políticamente muy sensible, incluso aunque los supuestos casi ocho millones registrados en esa cuenta sean poca cantidad comparada con la fortuna del monarca, que Forbes cifra en unos 1.800 millones de euros.

La información procede de la investigación sobre los datos de la llamada lista Falciani de periodistas de 42 países, entre ellos reporteros de medios como Le Monde o The Guardian, pertenecientes al ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación).

Los abogados en París de El-Majidi, Hicham Naciri Mí y Me Aurélien Hamelle, rehusaron confirmar o negar la información, alegando que "se inscribe en el secreto bancario estricto y la privacidad de su majestad el rey cuando se trata de elementos dentro del área de patrimonio privado de ella ".

Más información