Selecciona Edición
Iniciar sesión

Telefónica pacta vender la británica O2 a Hutchison por 13.500 millones

La mayor venta de un filial por parte de una empresa española incluye un pago de 12.200 millones al contado y 1.300 millones aplazados

Logo de la filial británica de Telefónica en una tienda en Alemania.

La adquisición de O2 fue la mayor compra en la historia de Telefónica y la venta del negocio británico de O2 va a ser su mayor desinversión. El grupo español que preside César Alierta ha llegado a un acuerdo inicial para vender su negocio de telefonía móvil en Reino Unido a Hutchison Whampoa. El acuerdo fija un precio en metálico de 9.250 millones de libras (12.220 millones de euros) que se pagarían al cierre de la operación y un pago diferido de otros 1.000 millones de libras (1.320 millones de euros al cambio actual).

El acuerdo fue comunicado oficialmente al supervisor de Hong Kong por Hutchison Whampoa esta madrugada y Telefónica lo ha confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores a primera hora de este viernes. Fuentes de las compañías advierten de que el acuerdo no es definitivo, sino que lo que se abre, técnicamente, se denomina "periodo de negociaciones exclusivas" y cabría la posibilidad de que el acuerdo final se torciese.

La operación permitirá a la asiática convertirse en líder de la telefonía móvil en Reino Unido

"Las negociaciones podrían concluir o no en una transacción", advierte Hutchison. Lo normal, sin embargo, es que si no ocurre nada raro durante la revisión operativa y legal, la operación se cierre, sujeta a autorizaciones. "El periodo de exclusividad, que se extenderá varias semanas, permitirá a Telefónica y el grupo Hutchison Whampoa negociar contratos definitivos, mientras este último realiza la due diligence sobre la filial de Telefónica en Reino Unido", ha explicado la compañía española.

La venta de su filial británica sigue el esquema ya pactado previamente con Hutchison para la venta de O2 Ireland, de un pago al contado más otro diferido. En este caso, el máximo sería de 10.250 millones de libras (13.540 millones de euros al cambio actual). El pago en metálico permitirá a Telefónica reducir drásticamente su deuda y financiar con mayor comodidad las compras que ha realizado en otros mercados, especialmente en Alemania y Brasil. 

Hay algunas diferencias de matiz entre lo comunicado por Telefónica y Hutchison. Mientras la española parece dar por hecho el pago adicional de 1.000 millones de libras ("será satisfecho una vez la compañía conjunta en el Reino Unido alcance una cifra acordada de cash flow acumulado"), la firma de Hong Kong habla de "hasta" 1.000 millones de libras en diferentes "pagos" y añade que el calendario y la cuantía de los pagos dependerá de las cifras de cash flow de la firma que resulte de la fusión de O2 con su compañía de móvil británica, Three. Fuentes cercanas a la compañía española aseguran que ese pago adicional no está condicionado nada más que a alcanzar ese flujo de caja acumulado y la única incógnita abierta es cuándo se producirá, pero no si se producirá.

A cierre del tercer trimestre, Telefónica tenía una deuda de 41.200 millones, pero aún no se habían contabilizado grandes operaciones corporativas en curso como la compra de EPlus por O2 en Alemania o la de GVT en Brasil.

Telefónica reducirá drásticamente su deuda con la venta de su filial

"Esta operación en el Reino Unido se enmarca en el contexto de la profunda transformación estratégica que está realizando la Compañía, orientada a acelerar el crecimiento sostenible a largo plazo y consolidarse como Telco Digital líder, manteniendo al mismo tiempo una atractiva política de remuneración al accionista", ha señalado posteriormente la compañía en un comunicado.

Telefónica negoció vender su filial O2 a BT en 2014, pero la firma británica se decantó por la compra de EE, filial al 50% de Deutsche Telekom y Orange en el mercado británico. Telefónica se planteó entonces otras alternativas, y la primera en la lista era Hutchison Whampoa, que controla la operadora británica Three y a quien el grupo español ya vendió la filial irlandesa de O2.

Después de que The Sunday Times desvelase la existencia de negociaciones avanzadas el pasado domingo, estas se han acelerado. El consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez Pallete, tuvo que anular su participación en el Foro de Davos para tratar de cerrar el acuerdo.

La operación permitirá a Hutchison fusionar Three con O2 y convertirse en líder de la telefonía móvil en Reino Unido con más de 30 millones de clientes y una cuota de mercado superior al 40%. Eso puede suponer algunos problemas desde el punto de vista de la competencia, con lo que es posible que Hutchison tenga que hacer algunas concesiones para lograr una autorización. Previsiblemente será la Comisión Europea la que se haga cargo del caso.

Telefónica compró O2 en 2005 por 17.700 millones de libras, que por entonces eran unos 26.000 millones de euros, en lo que constituyó la mayor compra de una empresa española en el extranjero. En 2013, llegó a un acuerdo para vender su filial irlandesa por unos 850 millones de euros y ahora vende el negocio en Reino Unido, el principal mercado de O2, en la que de nuevo es la mayor venta de una filial en el extranjero realizada por una empresa española. De la compra original de O2, Telefónica mantiene la filial en el mercado alemán, en el que se ha reforzado con compras.

Más información