Selecciona Edición
Iniciar sesión

Telefónica confirma que estudia su salida de Telecom Italia

El presidente de la operadora se muestra convencido de que Vivendi aceptará tomar su participación en la italiana

Una tienda de Telecom Italia Mobile (TIM) en Chieti (Italia). Bloomberg

El presidente de Telefónica, César Alierta, confirmó que quiere abandonar el capital de Telecom Italia y se mostró convencido de que Vivendi aceptará la cláusula opcional incluida en la oferta por su filial brasileña GVT de hacerse con el 8,3% que posee la multinacional española del operador italiano.

“No queremos permanecer. Creo que está muy claro. En la oferta a Vivendi le hemos dicho que si quiere le damos las acciones que tenemos de Telecom a su precio adecuado”, indicó Alierta a preguntas de los periodistas, tras intervenir en XVIII Encuentro de Telecomunicaciones en los cursos de la UIMP en Santander, organizado por Ametic.

Alierta se mostró cauto a la hora de valorar la experiencia de Telefónica en Italia en cuyo capital donde entró en 2007, con una inversión inicial de 2.700 millones aunque ha realizado varios desembolsos hasta llegar a acumular un 14,8% del capital. Desde entonces. la aventura italiana solo le ha reportado pérdidas millonarias y quebraderos de cabeza con sus socios como Medioabanca, Generali e Intesa Sanpaolo. El último episodio de este desencuentro ha sido la actitud de Telecom Italia en Brasil, donde presentó una oferta competidora a Vivendi por GVT que forzó a Telefónica a elevar la suya en 750 millones de euros hasta los 7.450 millones.

“Hemos aprendido mucho en ese tiempo. Nuestro principal problema ha sido que no eramos italianos. Ha sido una experiencia interesante y además nos demuestra que somos una compañía fenomenal”, señaló.

El máximo responsable de Telefónica dejó abierta la puerta a que la operadora opta por utilizar todo o parte de su autocartera, que actualmente asciende a un 2% del capital, en el pago a Vivendi por GVT, que, en principio, debe afrontar con una ampliación de capital de 3.440 millones de euros.

Alierta señaló que no le preocupa la posición del Gobierno y los reguladores brasileños de cara a las condiciones que puedan imponer para autorizar la compra de GVT, que le dará el liderazgo de la banda ancha, con un 31% del mercado. "Si fuera otro país, si, pero en Brasil, no habrá problema. Tanto la presidenta Dilma Rousseff, como los otros tres candidatos a la presidencia tienen clarísima la importancia capital de la digitalización de la sociedad".

El presidente de Telefónica defendió la operación porque GVT refuerza la posición fuera de Sao Paulo, donde es más fuerte la de la multinacional española, y permitirá realizar ofertas convergentes.