Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
MERCADO BRASILEÑO

Telefónica vence a Telecom Italia en la pugna por la brasileña GVT

La francesa Vivendi negociará en exclusiva la venta de su filial con el grupo español, que eleva su oferta hasta los 7.450 millones de euros

Sede de la filial brasileña de Telefónica en Sâo Paulo. EFE

Telefónica ha ganado la primera batalla en la pugna que mantiene por hacerse por Global Village Telecom (GVT), la filial brasileña de Vivendi. El grupo francés ha decidido abrir “negociaciones exclusivas” con la compañía que preside César Alierta, tras desechar la oferta Telecom Italia. Pero resultar elegida no le ha salido gratis. El grupo español elevó ayer su oferta hasta los 7.450 millones de euros, frente a los 6.700 millones de euros de su primera propuesta, realizada el pasado 5 de agosto. De esta manera, superaba a la Telecom Italia, que ayer concretaba su propuesta en 7.000 millones de euros.

La compra de GVT permitiría a Telefónica convertirse en líder en el mercado brasileño de las telecomunicaciones y complementar su oferta en el país con más televisión de pago y banda ancha y un mayor alcance fuera de la región de São Paulo.

La operadora española jugaba con cierta ventaja debido a que su situación financiera es más desahogada que la de los italianos. Eso le ha permitido poner encima de la mesa 4.663 millones de euros en efectivo, el 63% del total de la oferta, que completa con la entrega de acciones representativas de un 12% de la nueva Telefónica Brasil, una vez que ya estuviera integrada con GVT, valorada en unos en 2.700 millones.

La propuesta italiana solo incluía 1.700 millones en metálico, ya que el resto hasta completar los 7.000 millones era en acciones propias (representativas del 16% del capital y el 21,7% de los derechos políticos) y títulos de su filial brasileña TIM (el 15% del capital).

Vivendi no ha tenido muchas dudas a la hora de decantarse por el grupo español. “La oferta de Telefónica se adapta mejor a los objetivos estratégicos y financieros del grupo”, señaló en un comunicado. Esos objetivos pasan además por unas plusvalías en la operación de 3.000 millones de euros, según la evaluación que ha realizado el grupo francés.

Éste tiene también una opción para hacerse con la participación de Telefónica en Telecom Italia, una posibilidad que no cuadra con la estrategia de Vivendi, que se está deshaciendo de todas sus participaciones en el sector de telecomunicaciones —anteriormente vendió Maroc Telecom y SFR— para centrarse en los medios de comunicación y contenidos, como señaló ayer en su comunicado. De hecho, abre la puerta a colaborar con Telefónica en este campo.

Además, Vivendi quedaría en la posición de un accionista importante (8,3% del capital), pero sin control alguno sobre Telecom Italia. Telefónica, que realizó una ruinosa inversión en firma italiana, ya sabe por propia experiencia que ser el principal accionista de la compañía italiana no le garantiza nada. De hecho, siéndolo, ha tenido a la firma italiana compitiendo contra ella por GVT y obligándole a subir su oferta.

No obstante, Vivendi dejó ayer abierta esa posibilidad en la conferencia de analistas. Y es que la toma de esa participación puede servir de arma de negociación entre ambas partes en los tres meses que se han dado de plazo para llegar a un acuerdo, ya que aunque la oferta expira hoy, la empresa española dejaba abierta la posibilidad de ampliar el proceso 90 días si las partes asumían este compromiso de exclusividad, como ha sucedido. Vivendi señaló ayer que espera que la operación se cierre en primavera de 2015, una vez que cuente con las autorizaciones de los reguladores brasileños.

A Telefónica le interesa desprenderse cuanto antes de su participación en Telecom Italia para salvar las condiciones impuestas por las autoridades de competencia a finales de 2013, que rechaza que el grupo español participe en dos operadores brasileños: directamente en su filial Vivo, e indirectamente en TIM.

Para Telefónica el mercado brasileño es fundamental, y cree que este movimiento puede ser fundamental en el proceso de consolidación que se avecina en el país. GVT posee 2,7 millones de clientes de banda ancha fija y junto al grupo español, alcanzarían el 31% de este mercado, superando a los mexicanos del grupo Telmex (Net, Claro y Embratel) de Carlos Slim, que lideran este segmento con casi 7 millones de clientes. Asimismo, la integración de los dos grupos daría a Telefónica el tercer lugar del mercado de televisión de pago, con 1,48 millones de clientes y un 7,8% de cuota de mercado. GVT facturó 1.709 millones de euros en 2013 con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 707 millones de euros.

Telefónica estima además que la oferta por GVT no compromete sus objetivos de reducción de deuda, y le permitirá mantener su apalancamiento dentro de los niveles estipulados por los gestores, según Moody's,

Por el contrario, el rechazo de Vivendi deja en muy mal lugar a Telecom Italia, que ahora solo tendrá presencia en el mercado de la telefonía móvil, y puede tener que enfrentarse a una opa hostil sobre su filial TIM si la brasileña Oi finalmente concreta su oferta.

Vivendi dispara los beneficios

Vivendi tuvo 1.913 millones de euros de beneficios en el primer semestre, un 84,4 % más que en el mismo periodo de 2013, gracias a las plusvalías y a mejora de los resultados de las tres filiales que el grupo francés ha vendido en ese periodo: Maroc Telecom, SFR y Activision Blizzard.

El resultado operativo ajustado (una vez más descontando el efecto de esos negocios las tres cesiones) cayó un 8,8 % a 686 millones de euros, aunque ese retroceso se explica por la apreciación del euro respecto a otras divisas (si se descuenta, habría ascendido un 1,2 %). En esa misma línea, la facturación entre enero y junio disminuyó un 3,5 % en cifras absolutas con 5.546 millones de euros, pero en datos equivalentes progresó un 1,3 %).

Más información