Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro desoye a los expertos con el IVA

El ministro desmonta el corazón del informe y promete no tocar el impuesto

Lagares pedía subir impuestos indirectos y bajar el IRPF y Hacienda lo rechaza

 Foto: CLAUDIO ÁLVAREZ Vídeo: EL PAÍS LIVE!

No tenía muchas ganas de decirlo, tal vez porque ha sido muchas veces rehén de sus palabras, pero a la tercera pregunta de la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Cristóbal Montoro no pudo resistirse: “No vamos a subir el IVA. Ya lo hemos subido”. ¿Pero eso quiere decir que ningún producto subirá en su tributación, no pasará algunos del 10% al 21%?, insistieron. “Ningún producto subirá en su tributación, de eso se trata. Ya hemos subido el IVA y tenemos que dejar que funcione, está mejorando la recaudación”.

Con esta frase definitiva, aunque matizada después ya sin micrófonos —algunos productos sanitarios sí subirán del 10% al 21% por exigencia del Tribunal de Justicia Europeo— Montoro desmonta el corazón del informe que presentó hace solo una semana una comisión de expertos designada por él mismo para aconsejar al Gobierno sobre la reforma fiscal, a la que, eso sí, agradeció el trabajo realizado.

El llamado informe Lagares muere así en su primera semana de vida, puesto que el máximo responsable de la reforma fiscal deja claro que no le va a hacer caso en la principal de sus recomendaciones: subir IVA —pasando muchos productos del 10% al 21% aunque preservando los más vinculados al turismo— para lograr margen para bajar el IRPF, la gran promesa del Ejecutivo para 2015, año electoral. El Gobierno sí quiere hacer la segunda parte, pero no la primera.

El Gobierno afirma que con su reforma fiscal la recaudación subirá

Montoro demuestra con esta afirmación tajante que está dispuesto a contradecir no solo a sus propios expertos, sino también al FMI, la OCDE y sobre todo a la Comisión Europea. Todos ellos han recomendado en varias ocasiones que España, con una de las recaudaciones por IVA más bajas de toda la UE, saque del tipo reducido muchos productos para ampliar esos ingresos por este impuesto.

Montoro, que ha mantenido durísimas disputas internas en estos dos años con Luis de Guindos, ministro de Economía, precisamente porque este proponía subir el IVA y no el IRPF, como recomendaban Bruselas y los expertos, es el miembro del equipo económico más político, el que más pendiente está de las consecuencias electorales de su decisión, según coinciden diversos miembros del Gobierno y dirigentes del PP. Y está convencido de que una nueva subida de IVA, además de suponer un varapalo para su propia imagen —ha hecho de este asunto una batalla personal— sería demoledor para un partido que con el IVA ha hecho hasta campañas de recogida de firmas para oponerse a su subida. Montoro se resiste, pues, y está dispuesto a cualquier cosa para evitar esa presión de Bruselas.

En público, también Guindos señala que el IVA no debe ser tocado. De hecho, el jueves aseguró que la bajada de la prima de riesgo concede un gran margen al Gobierno al bajar el coste de financiación. Sin embargo, internamente hay mucho debate en el Gobierno, y no solo entre Guindos y Montoro, sobre el margen real que tiene la economía española para hacer una fuerte bajada del IRPF sin compensarla con alguna subida de IVA o de otros impuestos.

El Gobierno asegura que su reforma no hará caer la recaudación, al contrario, la aumentará. Y así se lo ha prometido a Bruselas. Pero para lograr eso sin tocar el IVA ni subir impuestos tendría que producirse una fuerte recuperación económica que ni siquiera las más optimistas previsiones del Gobierno auguran.

El Ejecutivo asume que en 2013 se recaudó menos de lo previsto

Montoro apeló este viernes a los datos de recaudación de enero y febrero y dijo que en la última parte de 2013 subió un 6% el IVA procedente de pymes. Sin embargo, el Ejecutivo también reconoce que en 2013 recaudó menos impuestos de los previstos. Aunque las cifras aún no se han cerrado —se darán el día 31— fuentes de Hacienda admiten que serán al menos 2.500 millones menos de lo estimado. Pero este departamento insiste en que lo importante, para negociar en Bruselas y para ver si hay margen, es la tendencia. Por eso se quedan con los datos de enero y febrero y esperan tener otros incluso mejores para junio.

Lo que nadie garantiza es que ese impuesto, el IVA u otros, se pueda subir como recomiendan los expertos pero no en este momento, con efecto en 2015, sino más adelante, ya después de las elecciones generales de ese año. Montoro solo dijo que el IVA “ya ha subido en esta legislatura”. Sobre la siguiente no hizo compromisos.

Montoro, y con él Mariano Rajoy, que ha avalado de momento su estrategia, ha decidido retrasar al máximo la decisión porque cree que el tiempo juega a su favor y la mejoría de la recaudación convencerá a Bruselas. La reforma fiscal tenía que haber sido presentada en marzo, ese era el compromiso con la Comisión Europea. Pero al final se va a ir al menos a junio.

El tiempo beneficia además a España porque la Comisión está ya de salida y cada semana que pasa es más débil, ya que tras las elecciones europeas del 25 de mayo vendrá un proceso que llevará a un nuevo poder en Europa.

Más información