Selecciona Edición
Iniciar sesión

La propuesta de los expertos de Hacienda favorece a las rentas altas

Les benefician bajadas en el IRPF, en rentas de capital y la supresión de patrimonio

Montoro, con el comité de expertos el viernes pasado.

El precio que pagarán los ciudadanos por la carne, el pescado, el agua y, en general, los alimentos elaborados va a subir un 11% si el Gobierno hace caso a la propuesta de la comisión de expertos sobre la reforma tributaria que plantea subir el IVA de los productos gravados con el tipo reducido del 10% al 21%. El documento que presentaron al Ejecutivo el pasado viernes también incluye rebajas en el impuesto sobre la renta (IRPF). Pero las rentas bajas ya no pagaban por este tributo. Para ellas subirán los impuestos. Y, ¿para las rentas altas?

Los más ricos también pagarán más por el IVA pero se beneficiarán más de la rebaja del IRPF que el resto. Arrecian las voces que consideran que la propuesta elaborada por los expertos perjudica la progresividad —el principio por el que quien más tiene, paga más— y la equidad del sistema.

Los técnicos del Ministerio de Hacienda agrupados en la asociación Gestha la critican porque creen que beneficia a las rentas más altas. Opinan que de aprobarse las medidas que proponen “supondrá un ahorro fiscal para las rentas más elevadas”.

El informe plantea que el tipo marginal máximo del IRPF debe de ser como máximo del 50% incluyendo el tramo autonómico. En comunidades como Cataluña, Andalucía o Asturias el tipo máximo, para rentas de más de 300.000 euros, está en el 56%. Por lo que, de seguir la recomendación de los sabios, bajará hasta seis puntos. El tipo mínimo que grava las rentas hasta 17.707 euros también bajaría, del 24,75% al 20%. Pero este descenso beneficia también a las rentas altas. No obstante, el informe de los expertos es un ejercicio teórico y habría que ver como se estructuraría el esquema de tramos de gravamen.

UGT opina que la propuesta “tiene un claro sesgo ideológico”; CC OO también la rechaza

CC OO también critica el informe porque cree que “hace una clara apuesta por un sistema fiscal menos justo”, al primar los impuestos indirectos sobre los directos. Más allá ha ido el secretario general del UGT, Cándido Méndez, que manifestó el pasado sábado que la propuesta “tiene un claro sesgo ideológico”.

Si la subida del IVA —el impuesto menos progresivo porque todos pagan por igual— afecta a todos los contribuyentes por igual y la rebaja del IRPF beneficia más a los más favorecidos la conclusión está clara.

Además, el informe de los catedráticos escogidos por el ministro Cristóbal Montoro plantea una rebaja sobre la base del ahorro del IRPF. Ahora los rendimientos del capital, dividendos, acciones... tienen una tarifa progresiva que va desde el 21% al 27%. Los sabios recomiendan rebajarlo hasta el 20%. Los más beneficiados por esta medida serán los que tengan ahorros y productos de inversión.

El catedrático de Hacienda Pública Manuel Lagares, que ha liderado la comisión de expertos, aseguró en una entrevista en EL PAÍS que la propuesta no implica una pérdida de progresividad porque “esta se calcula con todo el sistema y porque la rebaja de la tarifa del impuesto de la renta lo compensa. Además, el aumento de los mínimos de exención favorece más a las rentas más desfavorecidas”.

Pero el informe también reclama la supresión del impuesto de patrimonio, un tributo que actualmente lo pagan las rentas más acomodadas. Además, la propuesta protege al régimen de sociedades de inversión colectiva (SICAV), donde se refugian muchas de las fortunas del país.

“Es difícil convencer a la gente de que van a subirle los impuestos de los alimentos mientras se beneficia a gente que gana millones de euros”, apunta Francisco de la Torre, inspector de Hacienda y autor de ¿Hacienda somos todos?. Se refiere al régimen de impatriados —la conocida como Ley Beckam— que los expertos piden que se vuelva a aplicar y que beneficia a deportistas, ejecutivos y científicos extranjeros que vienen a trabajar a España. Por ejemplo, el próximo fichaje millonario del Real Madrid pasaría de tributar en el impuesto sobre la renta a un tipo máximo del 52% a pagar solo en torno al 20% de su salario.

Muchas de los ciudadanos más acomodados montan estructuras empresariales para evitar tributar por el IRPF. Estos se podrán beneficiar de una rebaja en el impuesto sobre sociedades, actualmente en el 30%, que se reducirá hasta el 20%. También se mejora la fiscalidad de los jubilados extranjeros en España con planes de pensiones privadas.

Más información