Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las eléctricas acusan al Gobierno de tratar de cumplir el déficit a su costa

Las compañías se sienten engañadas tras la retirada de 3.600 millones

Torres de alta tensión.
Torres de alta tensión.

La decisión del Gobierno de retirar 3.600 millones de aportación presupuestaria al sistema eléctrico ha provocado un gran malestar entre los responsables de las eléctricas. Las compañías consideran que el Gobierno les ha engañado al vender la reforma eléctrica como un esfuerzo compartido entre empresas, consumidores y el Estado para acabar con el déficit de tarifa y, a la hora de la verdad, retirar los 3.600 millones que le tocaba poner al Gobierno. Consideran que trata de cumplir el déficit público a costa de engordar el déficit eléctrico.

Pese a que varios ministros respondían con vehemencia y se hacían los ofendidos cada vez que algún organismo internacional les advertía de que el objetivo de déficit corría peligro sin medidas adicionales, el Ejecutivo ha vuelto a sacar la tijera. El recorte de 3.600 millones en las partidas destinadas al sistema eléctrico supone crear una hipoteca a 15 años en que el déficit de tarifa generado este año (la diferencia entre los costes y los ingresos del sistema eléctrico) se irá compensando mediante un recargo.

Aunque las enmiendas que retiran esos 3.600 millones se presentaron el viernes a última hora, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ya había dado el jueves la mala noticia a las eléctricas. Según fuentes conocedoras de la reunión, Soria convocó ese día por la tarde en el ministerio a los presidentes de las cinco eléctricas tradicionales: Ignacio Sánchez Galán, de Iberdrola; Borja Prado, de Endesa; Salvador Gabarró, de Gas Natural Fenosa; Manuel Menéndez, de Hidrocantábrico, y Miguel Antoñanzas, de E.ON España. Fue un encuentro tenso en el que el ministro José Manuel Soria les anticipó que el Partido Popular iba a enmendar en el Senado la reforma eléctrica y que, como consecuencia de ello, no se iba a cumplir el objetivo de acabar con el déficit de tarifa.

Soria anunció el jueves el recorte a las empresas en una tensa reunión

Una de las enmiendas dice que “para 2013 se reconoce la existencia de un déficit de ingresos de liquidaciones del sistema eléctrico por importe máximo de 3.600 millones, sin perjuicio de los desajustes temporales que pudieran producirse”. Las eléctricas temen que la cifra supere los 4.000 millones. Ante la protesta de los asistentes a la reunión, Soria echó balones fuera y dijo que, si tenían algo que decir, se lo transmitiesen al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pues era este el que había impuesto esa enmienda para tratar de cumplir con el déficit público. Directivos de las compañías consideran que Soria y su secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, han quedado desautorizados.

Algunos de los asistentes a la reunión se quedaron perplejos cuando además de darles esa mala noticia, Soria pidió a las eléctricas que retirasen los recursos que han presentado en los tribunales contra normas de su departamento. La negativa fue rotunda.

Las eléctricas expresaron ayer su malestar por boca del presidente de Unesa, su patronal. Eduardo Montes señaló a Efe que “no tiene sentido” que “cinco empresas privadas carguen con la mejora del déficit público”, al tener que financiar los fondos retirados. “El impacto para nosotros es tremendo, porque carga 3.600 millones en nuestros balances”, añadió Montes, que acusó a Soria, de “incumplimiento”. Algunos directivos del sector hablan incluso de engaño.

El sector advierte que se traducirá a medio plazo en una subida de la luz

Montes considera que la medida no solo “va a hacer mucho daño” al sector, sino que “va a suponer un encarecimiento a medio plazo del recibo eléctrico”. “El que el Estado no se haya hecho cargo de esto y se lo haya dejado al sector va a ir en detrimento de la competitividad de las empresas eléctricas y las industriales, un sector que genera cientos de miles de puestos de trabajo”, añadió.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, justificó la retirada de los 3.600 millones por el impacto que la medida hubiera tenido sobre el déficit público y ha asegurado que se están buscando “vías alternativas de financiación”.

Las eléctricas calculan que de los 615 euros que paga al año de recibo de la luz una familia media, más de 300 se deben a errores políticos de este y anteriores Gobiernos. Ya consideraban que la reforma no ataja la raíz del problema que, a su juicio, está en las enormes primas que se pagan a las energías renovables. El nuevo anuncio les sitúa en el peor de los escenarios posibles, pues la reforma se mantiene, pero se retira prácticamente la única medida que veían positiva, que era la aportación presupuestaria para acabar con el déficit de tarifa.