España ya se financia a costes anteriores a la crisis de la deuda

El Tesoro coloca letras a un año a menos del 1%, lo que no ocurría desde 2010

El ministro de Economía, Luis de Guindos. AFP

En junio de 2012, mientras España pedía ayuda para reflotar la banca y entre los inversores empezaba a calar el temor a un rescate total, el Tesoro se vio obligado a pagar más de un 5% por sus letras a un año. Ayer, sin embargo, le bastó con ofrecer un interés mucho más bajo e inferior al 1% para colocar estos mismos títulos de deuda, lo que no se había dado desde antes de que se desbordaran los problemas de Grecia en mayo de 2010.

Semejante salto se explica porque desde los máximos alcanzados al borde del rescate en verano de 2012, las aguas están volviendo lentamente a su cauce en los mercados de deuda. La clave es la advertencia ya convertida en clásico que lanzó Mario Draghi en agosto de aquel año de que haría todo lo necesario con tal de garantizar el futuro del euro. Desde las palabras del presidente del BCE, las buenas noticias se han sucedido —sobre todo el cambio de discurso frente al exceso de austeridad o el fin de la recesión—, mientras los sustos han sido sometidos a una voladura controlada. Ejemplo de ello son la crisis política en Italia y lo que está pasando ahora con la posibilidad de un impago de EE UU, un riesgo que por otra parte no ha evitado la escalada de las Bolsas. En el caso del selectivo español, el Ibex 35 volvió a marcar este martes el quinto máximo anual consecutivo y está a un paso de reconquistar los 10.000 puntos.

El Tesoro lleva ya captados 197.600 millones, un 85% del total de la emisión bruta

Ahora, los intereses a los que cotiza la deuda española a todos los plazos ha vuelto a los niveles previos a la decisión de Grecia de activar el primer rescate del euro en mayo de 2010. A dos años, los títulos del Tesoro se intercambian al 1,4%; a tres se mueven sobre el 2,15% y a cinco y 10 años los intereses se van al 3,1% y al 4,3%, respectivamente. Estas rentabilidades están muy próximas a las que se anotaron en el arranque del fatídico 2010.

No obstante, todavía falta que la prima de riesgo, que es el sobreprecio exigido a la deuda española frente a la alemana y el mejor indicador del miedo de los inversores, recupere las cotas anteriores a la tragedia griega. Esto se explica porque los bonos de Alemania a 10 años han pasado de cotizar del 3,4% al inicio de la crisis a hacerlo al 1,9% por su condición de valor refugio. Ayer, este diferencial volvió a situarse en los 240 puntos básicos al tiempo que el de Italia bajaba en cinco puntos, a 235. En cualquier caso, la prima española está muy lejos de los 640 puntos de julio de 2012.

La consecuencia directa del recorte de intereses, un fenómeno que se volvió a repetir en la subasta de letras de este martes en la que se colocaron 4.570 millones, es que el Estado español va a ahorrarse una importante cantidad de dinero en financiación. Esta partida, que es la segunda de los presupuestos con 38.600 millones, se reducirá entre 7.000 y 8.000 millones, según los datos que maneja el Gobierno para 2013.

Haciendo balance, el Tesoro, ha captado 197.600 millones en lo que va de ejercicio. Su hucha contaba a cierre de septiembre con 43.400 millones, con lo que podrá afrontar con total normalidad el abultado nivel de vencimientos de octubre, el último de los meses fuertes del año en pagos. Sin embargo, tener liquidez ha dejado de ser el problema que era cuando se barruntaba el rescate total. “El acceso de España a los mercados de capitales es la última red de seguridad que tenemos”, celebró este martes el ministro de Economía, Luis de Guindos.

La mejora en 2013 de las condiciones para financiarse permitirá un ahorro de 5.000 millones

A este respecto, la evolución positiva de los intereses contrasta con lo sucedido con el paro o las pensiones, donde el Estado está gastando más de lo previsto. De hecho, el Ejecutivo fía al ahorro en la deuda la reducción del déficit que necesita en lo que queda de año para alcanzar el objetivo del 6,5% del PIB.

A la espera de conocer el déficit, confirmar que la destrucción de empleo ha tocado fondo y la salida de la recesión, persisten los motivos de preocupación. Entre ellos, que la mejora de los intereses no se haya traspasado con la misma intensidad en un regreso de inversores extranjeros, por lo que aun hay margen de mejora.

Grecia coloca letras a tres meses con un interés inferior al 4%

EP

El Tesoro griego ha colocado este martes un total de 1.625 millones de euros, 375 millones más de lo previsto, en letras con vencimiento a tres meses con un descenso del interés que lo ha situado por debajo del 4% por primera vez desde febrero de 2011.

La última vez que Grecia colocó letras a tres meses por debajo del 4% fue el pasado 15 de febrero de 2011, cuando el interés se situó en el 3,85%. El Tesoro griego llevaba cinco meses consecutivos colocando la deuda a 13 meses al 4,02%.

La demanda en la subasta de este martes alcanzó en esta ocasión los 2.360 millones de euros, lo que situó el ratio de cobertura en 1,89 veces, por debajo de las 1,94 veces de la anterior operación similar, cuando la demanda ascendió a 1.939 millones de euros.

Más información