Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander paga 140 millones por controlar la financiera de El Corte Inglés

El banco gestionará la financiera en cooperación con los grandes almacenes

Para el Santander Consumer España supone más que duplicar su negocio

Un centro comercial de El Corte Inglés, en rebajas.

Nueve millones de clientes son un bocado muy apetitoso para un banco. Y el Santander no lo ha dejado pasar, consciente de que había más entidades interesadas en esta cartera. Tras intensas negociaciones, El Corte Inglés anunció ayer la venta del 51% de la financiera al Santander por 140 millones. El banco asumirá la gestión de la entidad si bien mantendrá al actual equipo directivo.

La operación supone valorar Financiera El Corte Inglés en 415 millones. Los grandes almacenes recibirán, con anterioridad al cierre de la operación, un dividendo extraordinario de 140 millones. De esta forma, el 51% restante de la sociedad tendrá un valor de 140 millones.

El cierre de la operación está sujeto, entre otras condiciones, a la obtención de las pertinentes autorizaciones regulatorias y de competencia y previsiblemente tendrá lugar en el primer trimestre del 2014, según el Santander.

Con este acuerdo, El Corte Inglés rentabiliza su filial, ya que recibirá, 280 millones en total y se queda con el 49% de las acciones de su financiera, que tendrá más perspectivas de crecimiento bajo el control del Santander. Además, al vender la mayoría de la financiera, El Corte Inglés se quita del balance 1.500 millones de deuda, con lo que reduce su saldo de 5.000 millones a unos 3.500 millones. El mayor acreedor de esta deuda es el Santander.

El Consejo de Administración de Financiera El Corte Inglés estará compuesto por siete miembros, de los que Santander Consumer nombrará a cuatro y la empresa de Isidoro Álvarez los tres restantes. El presidente no ejecutivo lo nombrará El Corte Inglés y el consejero delegado, el banco.

La parte más positiva de la operación para el Santander es que accederá a las 10,5 millones de tarjetas de la financiera, según la memoria de los grandes almacenes de 2012. El número de clientes se fija oficialmente en nueve millones. No obstante, el número de titulares realmente activos es inferior a estas cifras. Hasta ahora, Santander Consumer cuenta con 1,73 millones de clientes, lo que indica el crecimiento potencial de la operación.

En cuanto al volumen de créditos, las dos sociedades son similares: la financiera de El Corte Inglés aporta 6.668,3 millones de euros, un 9,9% menos que en 2011, y la del Santander, 6.584 millones. En tasas de morosidad, la situación es diferente. Según los últimos datos disponibles, la financiera de El Corte Inglés tenía un 12% de morosidad en diciembre de 2012. La del Santander Consumer, en junio de 2013, estaba situada en el 4,04%, según las cifras consolidadas. Las de España son superiores.

La criba en estos dos aspectos, clientes activos y morosidad, han sido aspectos clave para la fijación del precio de Financiera El Corte Inglés. Otras entidades, entre las que se cita al Deutsche Bank, según fuentes cercanas a la operación, también estuvieron interesadas en la operación.

El nuevo negocio encaja con la actividad actual del Santander Consumer. Tiene acuerdos con cadenas como Eroski, Worten, Expert, General Óptica, Gaes, Tien21 y Mercamueble. Además, trabaja con Cortefiel, Adolfo Domínguez y ofrece sus servicios, bajo la marca del establecimiento, a Ikea, Eroski y Renfe. Por otro lado, tiene acuerdos con seis fabricantes de automóviles (Kia y Hyundai, entre otros) en España más un fabricante de motos.

Para El Corte Inglés, la operación le permitirá poder seguir financiando las operaciones de venta a plazos aún más largos, sin preocuparse de buscar los recursos para prestarlos a los clientes. Los almacenes ofrecen ahora aplazar las compras hasta un año sin pagar intereses. El Santander aportará los recursos, a precios más baratos, porque se financia mejor en los mercados.

A partir de marzo de 2014, el banco y los almacenes ampliarán el rango de productos financieros que ofrecen a los clientes. Tras el acuerdo, la financiera El Corte Inglés, que opera tanto en España como en Portugal, mantendrá su denominación, marca y sede social. “La plantilla de Financiera El Corte Inglés se mantendrá sin cambios y continuará con las mismas condiciones laborales que hasta ahora”, según el comunicado oficial.

El Corte Inglés da de esta forma carpetazo al viejo sueño de tener un banco propio. Los almacenes han mantenido negociaciones con el Banco de España, en diferentes momentos, para obtener una licencia bancaria. El supervisor siempre se ha negado a esta petición porque considera que en el negocio financiero es clave la especialización, siempre más comprometida con la captación de depósitos que la concesión de créditos.

El grupo de distribución ganó 171,5 millones en 2012, un 18,3% menos que en 2011. Las ventas bajaron un 7,7%. La actividad de seguros, en donde El Corte Inglés tiene una actividad relevante, queda al margen del acuerdo.