Selecciona Edición
Iniciar sesión

Bruselas dice que el contrato único “a lo mejor es una posibilidad” para España

El comisario europeo de Empleo recuerda la recomendación de acabar con la dualidad laboral

El comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor. EFE

El comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, László Ándor, ha propuesto este lunes que España contemple la posibilidad de la implantación de un "contrato único abierto" para frenar el elevado desempleo, sobre todo juvenil, y para acabar definitivamente con la segmentación del mercado laboral. La principal aportación de este nuevo contrato sería, precisamente, que no diferenciaría entre trabajador indefinido y temporal.

A preguntas específicas sobre esa figura, el dirigente comunitario ha aseverado que la introducción de un contrato único y abierto "a lo mejor es una posibilidad que puede existir para España" y ha recordado que también es una de las recomendaciones de la Comisión Europea, junto a la de reducir las cotizaciones empresariales. En todo caso, ha señalado que la reforma laboral puesta en marcha en España ha sido de gran calado y que, por tanto, "no hay una necesidad urgente" de ahondar en la flexibilización del mercado de trabajo.

Según ha argumentado Ándor durante la inauguración del seminario Garantía Juvenil: Generando oportunidades y empleo para la juventud, existen muchas dificultades en los mercados laborales donde, como sucede en España, hay un empleo excesivamente protegido, que es el que establecen los contratos indefinidos, frente al de los temporales. De hecho, el mercado laboral español destaca por sufrir la brecha más amplia entre ambos tipos de trabajadores de los socios europeos. El contrato único es una propuesta surgida desde el ámbito académico al inicio de los problemas hace ya unos años. Los economistas y profesores agrupados en Fedea y que en su día suscribieron el conocido como Grupo de los 100 fueron los primeros en proponer este contrato para España.

La patronal española también incluye entre sus reivindicaciones la implantación de un contrato único que, tras un periodo de prueba, pase a ser indefinido con unas condiciones de salida pactadas en función de los años trabajados. Por su parte, el departamento que dirige Fátima Báñez ha reconocido la necesidad de acometer una "simplificación administrativa" de las diferentes modalidades de contrato que existen en España. Mientras, desde los sindicatos se rechaza la propuesta con el argumento de que no solo no solventaría los problemas de rotación laboral, sino que terminaría reduciendo la estabilidad global del empleo.

El comisario ha defendido que es preciso "trabajar con los agentes sociales para mejorar la calidad de los puestos de trabajo" y ha recordado que una fórmula de éxito en otros países europeos está siendo el desarrollo de la formación dual, en la que se compatibiliza aprendizaje y empleo en las empresas.

Además, Ándor ha destacado que España debe dar prioridad en su presupuesto nacional a medidas contra el desempleo juvenil y considerarlas como una inversión y no como un gasto, ya que suponen un "retorno positivo".

El comisario ha explicado el programa de garantía juvenil que promueve la CE y que consiste en proveer de una oferta de trabajo de formación a jóvenes parados antes de que se cumplan cuatro meses desde su inscripción en los servicios públicos de empleo, y ha reiterado que debe ser una alta prioridad para los gobiernos. Según ha recordado, la alta tasa de desempleo juvenil en España, que está en el 57%, tiene un coste para el Estado de 16.000 millones de euros anuales.

En este apartado, Ándor ha señalado que la movilidad de los jóvenes a otros países de la UE en busca de un empleo "también es parte de la solución". Así, aunque se ha mostrado consciente del "recelo" que ello despierta, ha apostado por "mejorar las herramientas que ayudan a los jóvenes a encontrar trabajo en otros países".

Más información