Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Parlamento chipriota rechaza de forma rotunda el plan de rescate

El Ejecutivo no logra apoyos pese a excluir de la quita a los pequeños ahorradores

El plan ha sido recibido con 36 votos en contra y 19 abstenciones en el Parlamento

El presidente continuará con las negociaciones mañana para buscar un pacto

"El proyecto ha sido rechazado", ha anunciado el presidente de la Cámara, Yiannakis Omirou

El Gobierno de Chipre no ha logrado apoyo para sacar adelante el polémico rescate europeo, ni siquiera el de los consevadores que apoyan al Ejecutivo, por el rechazo frontal de los partidos a la quita a los ahorradores prevista en el plan de ayuda. Según las primeras informaciones de Bloomberg, el plan, que ha sido votado a mano alzada, ha sido recibido con 36 votos en contra y 19 abstenciones en un Parlamento en el que se sientan 56 diputados. "El proyecto ha sido rechazado", ha anunciado el presidente de la Cámara, Yiannakis Omirou.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha tachado de "decepcionante" el rechazo por parte del Parlamento y ha pedido al Gobierno de Nicosia que presente alternativas para que el coste del rescate no supere los 10.000 millones de euros.

Para superar el bloqueo, el Gobierno había abogado en su última propuesta por excluir a los ahorros de menos de 20.000 euros del impuesto, pero ni por esas. Ante esta situación, el presidente Nikos Anastasiadis ya ha anunciado que seguirá con la intensa ronda de contactos que está llevando a cabo para intentar llegar a un acuerdo. Ni siquiera los diputados del partido que apoyan al Gobierno han votado a favor, y han preferido abstenerse. Un diputado se encontraba ausente del Parlamento.

El presidente del Gobierno, Nikos Anatasiadis, que está en continuo contacto vía telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la marcha de las negociaciones, había admitido que "el sentimiento" que tenía era que la Cámara iba a rechazar la ley que da vía libre al rescate. "El Parlamento no aprobará la quita", había afirmado rotundo esta mañana Anatasiadis tras una ronda de reuniones de urgencia con las otras formaciones.

Por este motivo y "con el objetivo el examinar alternativas para enfrentar la situación tras la sesión de hoy en el Parlamento, el presidente ya había convocado una reunión con los líderes de los grupos parlamentarios mañana, 20 de marzo, a las 11.00 horas", (10.00 hora peninsular española, según ha confirmado la oficina del jefe del Ejecutivo en un comunicado oficial).

Según ha informado Reuters, que aseguraba haber tenido acceso al borrador del proyecto de ley sobre la quita a los depósitos bancarios, la última propuesta del Gobierno eximía a aquellos que estuviera por debajo de los 20.000 euros del impuesto. Sin embargo, mantenía la tasa del 6,75% para los que estén entre esta cantidad y los 100.000 euros y el impuesto del 9,99% para los más adinerados. Con ello, no se alcanzaban los 5.800 millones de euros que la UE y el FMI han reclamado a Chipre a cambio de los 10.000 millones del rescate, tal y como ha reconocido el gobernador del Banco Central del país, Panicos Dimitriades. En su opinión, si la ley se aprobaba tal y como estaba, se produciría una fuga de depósitos del 10% "en los primeros días", lo que equivale a algo más de una tercera parte del PIB del país.

El acuerdo original alcanzado por los ministros de Finanzas del eurogrupo el sábado estipulaba la tasa del 6,75% para todos los depósitos de menos de 100.000 euros, con lo que los líderes europeos han roto por primera vez la supuesta inviolabilidad de los ahorros que estén por debajo de esta cifra. Sin embargo, tras el malestar generado por la medida tanto dentro como fuera de Chipre, los ministros europeos instaron este lunes al Gobierno chipriota a que elevara la quita a los depósitos más altos a cambio de no perjudicar a los pequeños ahorradores. En concreto, propusieron una quita del 15,6% para este tipo de depósitos.

Sin embargo, Nicosia se ha mostrado contraria a aceptar dicha medida porque teme que podría disuadir a los ahorradores extranjeros, principalmente rusos, y perjudicar al modelo de negocio del país, basado en sus bancos y en un sistema financiero extraordinariamente grande. Precisamente, si el Parlamento no logra finalmente aprobar un plan, bloquearía de modo efectivo el rescate que Chipre necesita para mantener a sus bancos a flote y para pagar los salarios de los funcionarios y los servicios sociales. Por otra parte, esta tarde han aparecido rumores de que el país podría verse abocado a abandonar el euro si no se logra llegar a un acuerdo. Además, hasta que la ley no salga adelante no se prevé que abran los bancos, en cuyos cajeros automáticos seguían viéndose colas de gente que intentaban sacar parte de sus ahorros.