Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Bolsa cae a niveles de abril de 2003 y el bono español se mantiene en máximos

El Ibex 35 termina por debajo de 6.000 puntos, arrastrado por las empresas energéticas

Acciona baja un 9,3%, Repsol un 7,1% y Endesa e Iberdrola cierran con pérdidas de más del 5%

La rentabilidad del título a 10 años vuelve a batir su marca y ha llegado a cotizar al 7,636%

La prima de riesgo vuelve a superar los 640 puntos básicos

Imagen de un monitor de la prima de riesgo en la Bolsa de Madrid. EFE

Los inversores han vuelto a cebarse con los valores españoles. La Bolsa de Madrid ha cerrado por debajo de los 6.000 puntos, terminando la sesión con 5.956,30, un 3,58% menos que a la apertura. Es el nivel más bajo del selectivo madrileño desde abril de 2003 al tiempo que la presión contra la deuda española ha seguido tocando nuevos máximos. El Ibex 35 ha caído arrastrado por las empresas con intereses energéticos. Acciona ha terminado la sesión con una caída del 9,34%. Repsol baja un 7,16%, mientras que Endesa e Iberdrola han terminado con pérdidas superiores al 5% a la espera de la reforma del Gobierno. En el resto del Viejo Continente, lLas bolsas europeas han terminado la jornada con modestas caídas, salvo Milán, que ha perdido un 2,5%. La Bolsa de Nueva York también ha abierto a la baja, y ha descendido en torno a un 0,5%.

La deuda española se mantiene en la situación límite a la que llegó el pasado viernes, en esta ocasión espoleada por la confirmación que ha hecho Cataluña de que será la tercera (tras la Comunidad Valenciana y Murcia) en acudir al fondo de rescate estatal. El bono español a diez años ha vuelto a batir su marca de rentabilidad desde la creación del euro y ha llegado a cotizar al 7,636% ante el temor de los inversores de que acabe necesitando el rescate total del Estado. El respiro sobre los títulos españoles tras el aviso de la agencia de calificación Moody's, que ha puesto la deuda alemana en perspectiva negativa, que enfrió el ansia de los inversores por hacerse con bonos del país germano, ha durado menos de dos horas. La prima de riesgo ha vuelto a superar los 640 puntos básicos, tras caer con fuerza a primera hora. La subida de la rentabilidad del bono alemán ha moderado el ascenso del diferencial, que ha terminado la jornada a 638 puntos básicos, seis más que en la apertura.

La rentabilidad de los bonos a tres, cinco y diez años se encuentra por encima de la barrera fatídica del 7% que el propio Gobierno ha llegado a indicar que es "insostenible" ya que complica la labor del Tesoro a la hora de salir a financiarse al mercado. Pese a ello, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha negado que España vaya a necesitar un rescate del Estado, algo que sí figura en las quinielas de los operadores del mercado. La Comisión Europea, a través de su portavoz de Competencia, Antoine Colombani, ha declarado que el Ejecutivo comunitario ya ha tomado pasos "muy significativos" para ayudar a España a combatir la crisis y ha negado que se vayan a tomar nuevas medidas.

En la subasta de letras de esta mañana, el Tesoro ha logrado colocar 3.048 millones de euros en títulos a tres y seis meses aunque a una rentabilidad superior. La letra a tres meses se ha vendido a un interés del 2,434% (en junio, fue del 2,362%), mientras que el título a seis meses cotiza al 3,691% (ante el 3,369% del mes anterior). Es el interés más alto desde el mes de noviembre.

Pese a los crecientes temores de que España vaya a ser intervenida, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, ha considerado que no ve necesario un rescate total del Estado. "Si hay que intervenir de nuevo, podría ser con un aumento de lo que llamamos cortafuegos o con intervenciones del BCE. Además, el presidente del Banco Central Europeo ha dicho, y es una declaración que no hay que tomar a la ligera, que no tenía ningún tabú para las intervenciones", ha señalado a la cadena de televisión France 2.

El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, ha respondido a la nota de Moody's declarando que los fundamentos de la economía europea son "sanos". Juncker, que también es primer ministro de Luxemburgo, uno de los países puestos en perspectiva negativa por la agencia de calificación, ha reiterado su "firme compromiso" para asegurar la estabilidad de la zona euro. El euro ha puesto freno a su tendencia bajista y su cotización ronda los 1,21 dólares.

Además, para aumentar la incertidumbre que suscita la crisis de deuda del euro, Reuters ha informado de que, según tres fuentes oficiales comunitarias, Grecia sigue incumpliendo los objetivos de reducción de deuda, lo que podría abocar al país a una tercera quita con sus acreedores. La noticia, aunque se ha publicado al cierre del mercado, ya se ha notado en el tramo final de la jornada y mañana volverá a fomentar la huida de los inversores de la periferia europea.

En este sentido, España no se libra tampoco del temor a una reestructuración, que en este caso sería la primera, en caso de que se confirmen las especulaciones de un rescate total. Fruto de ello los seguros contra un eventual impago, que es otro de los argumentos que están detrás de la creciente desconfianza hacia el país, han vuelto a marcar este martes por segunda jornada consecutiva máximos de la era euro. En concreto, han repuntado en 12,5 puntos básicos a 644.

Más información