Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

La economía de la eurozona entra en recesión por primera vez en su historia

La caída del consumo y la inversión provocan el primer retroceso del PIB español en 15 años. -Italia se suma a Alemania y registra 'números rojos' mientras Francia crece un sorprendente 0,14%

Ya es oficial, la eurozona ha entrado en recesión. Los países que comparten la divisa europea están sufriendo el efecto en sus economías de las turbulencias financieras con crecimiento negativos en Alemania, Italia -que ya están en recesión- y España, mientras Francia ha logrado esquivar en el último instante los números rojos. Por su parte, las previsiones para Reino Unido, país que completa junto a Holanda la presencia europea en la cumbre de este fin de semana en Washington, no son buenas y Downing Street cuenta ya con que entrará en el próximo año en recesión.

Según ha publicado hoy Eurostat, la oficina comuntiaria europea, el PIB de la zona euro bajó un 0,2% en el tercer trimestre, lo que supone el segundo trimestre consecutivo de crecimiento negativo, y la primera recesión desde su creación en 1999. En tasa interanual, la economía de la zona euro creció un 0,7%. Por su parte, en el conjunto de la UE, el PIB sufrió un descenso del 0,2% en el tercer trimestre, frente al crecimiento cero (0,0%) registrado en el trimestre anterior, mientras que en tasa interanual subió un 0,8%.

El primer descenso de la economía desde el segundo trimestre de 1993 coincide con la caída del 0,2% que había adelantado el Banco de España

Motivos de preocupación para la delegación del Viejo Continente que acudirá a la cita en la Casa Blanca, no faltan. Un día después de que la locomotora europea, Alemania, anunciase que ha entrado en recesión -definida técnicamente como dos trimestres consecutivos a la baja- por primera vez desde 2003 tras contraerse un 0,5% entre julio y septiembre y un 0,4% en el periodo anterior, hoy ha sido Italia la que ha confirmado su aterrizaje en números rojos tras caer un 0,5% en el tercer trimestre del año después de retroceder un 0,3% entre abril y junio. En su caso, por primera vez desde la crisis de principios de los noventa.

En la misma línea, la economía española ha registrado en el tercer trimestre del año una caída del 0,2%, también su primer retroceso en quince años aunque se queda al borde de la recesión -definida técnicamente como dos trimestres consecutivos a la baja-, según ha confirmado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). El crecimiento interanual de la economía entre julio y septiembre fue de sólo el 0,9%, la mitad del registrado en el segundo trimestre.

Según el INE, que desglosará y analizará los componentes del PIB el próximo miércoles 19, la contracción del 0,2% en los últimos meses demuestra que la economía española sigue mostrando un "perfil desacelerado", que se prolonga por sexto trimestre consecutivo, debido a una menor contribución al crecimiento de la demanda interna -consumo e inversión- que se ha visto compensada en parte por la aportación positiva del sector exterior.

Persistencia de la inestabilidad en los mercados financieros

El dato publicado hoy coincide con las estimaciones hechas en su último boletín económico por el Banco de España, que señala que esta caída no sólo se ha debido a la fuerte moderación de la demanda interna, sino que también ha sido clave la persistencia de la inestabilidad en los mercados financieros.

Frente a las malas noticias que vienen de estos tres países, Francia ha logrado levantar cabeza en el último instante y, en contra de todas las previsiones, ha logrado esquivar la recesión tras avanzar un 0,14% en el tercer trimestre del año con respecto al anterior, según ha adelantado hoy la ministra de Economía, Christine Lagarde. "Es una buena noticia" ha afirmado la ministra.

En declaraciones a la cadena de televisión RTL, Lagarde ha admitido que el resultado del tercer trimestre ha pillado por sorpresa a muchos que ya se esperaban un resultado negativo. El Instituto Nacional de Estadística francés (INSEE), que debe confirmar los datos del Producto Interior Bruto (PIB) en el tercer trimestre, había previsto un crecimiento negativo del 0,1%, tras el retroceso del 0,3% registrado en el segundo trimestre.