Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Wall Street cierra por debajo de los 9.000 puntos por primera vez desde 2003

El Dow Jones sufre su mayor caída desde 1987 al ceder el 7,33%.- El Ibex se queda en su mínimo desde julio de 2005

La peor crisis financiera de los últimos 80 años amenaza con provocar una nueva jornada de vértigo y pánico en las bolsas europeas este viernes. La Bolsa de de Nueva York cerró anoche en el nivel más bajo desde agosto de 2003, perdiendo más de 600 puntos y la cota psicológica de los 9.000 puntos. En porcentaje, el Dow Jones perdió un 7,33%, su mayor caída desde el 19 de octubre de 1987. Pocas horas después el huracán financiero ha comenzado a azotar con fuerza en las aperturas de las bolsas asiáticas y australiana. La Bolsa de Tokio ha abierto con caídas superiores al 7% y ha llegado a perder por encima del 10% al poco de comenzar las operaciones. Un panorama muy similar se está viviendo en Sydney, donde el índice S&P/ASX 200 ha cedido más de un 5%.

Wall Street encadenó su séptima sesión consecutiva en números rojos desde que el pasado 3 de octubre la Cámara de Representantes de EEUU diera su visto bueno al plan de rescate financiero diseñado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, que cuenta con 700.000 millones de dólares (480.000 millones de euros) para la adquisición de activos ilíquidos, además de un importante recorte fiscal, y ha cerrado por debajo de los 9.000 puntos por primera vez desde 2003. Además, el deterioro del Dow Jones se está produciendo con una rapidez que asombra a los analistas más veteranos de Wall Street, pues el pasado 26 de septiembre cerró por encima de los 11.000 puntos y el 3 de octubre por encima de las 10.000 unidades.

Por su parte, el mercado Nasdaq, donde cotizan la mayoría de las empresas de tecnología e informática, perdió 95,21 puntos (-5,47%) hasta 1.645,12 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 retrocedió 75,02 puntos (-7,62%) hasta 909,92 unidades, un año después de que alcanzara un récord de 1.565,15 puntos.

Números rojos en Europa

El derrumde en Nueva York cierra una jornada que ha vuelto a ser difícil en las bolsas europeas. En España, el Ibex 35 ha caído en la jornada de este jueves un 3,8%, para quedarse en los 9.902,90 puntos, su mínimo desde julio de 2005, en un día en el que todas bolsas europeas registran fuertes caídas a raíz del anuncio del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, sobre la posibilidad más que cierta de una "recesión global" en 2009.

El selectivo español ha registrado una de las mayores pérdidas del continente arrastrado por la caída de las principales empresas del sector energético. Las empresas de este sector han dejado de ser el valor refugio que eran hasta la jornada de hoy y han sido los grandes valores en negativo del Ibex 35. Al cierre de la sesión Enagas perdía un 7,56%, Iberdrola un 8,56%, Endesa un 6,43%, Repsol un 7,63% y Gas Natural un 4,98%.

En Europa, con el euro a 1,363 dólares y con el petróleo Brent a 82,64 dólares por barril, con un descenso del 2%, el DAX de Fráncfort cerraba con pérdidas del 2,53%; el CAC-40 de París, se dejaba el 1,55%; el MIB de Milán, el 1,81% y el FTSE de Londre perdía el 1,05%.

"Recesión y emergencias bancarias"

Strauss-Khan, en una rueda de prensa con motivo de la Asamblea anual conjunta con el Banco Mundial, ha advertido de que el mundo "está al borde una recesión global" por lo que demanda una respuesta coordinada y rápida que restaure la confianza en los mercados financieros y permita recapitalizar las instituciones fundamentales. "No podemos esperar a que la crisis acabe para sacar lecciones, debemos hacerlo ahora. La arquitectura financiera falló en cada paso en los mercados financieros", ha asegurado Strauss-Kahn en las fases más críticas de su discurso. "Podemos resolver el problema que tenemos delante: hay que actuar con rapidez y eficacia. Eso se ha hecho, pero hay que actuar con más coordinación", ha concluido.

Strauss-Khan ha señalado que las previsiones del Fondo para el próximo año muestran un crecimiento "prácticamente igual a cero" en las economías desarrolladas, mientras que los países emergentes "serán responsables de cerca del 100% del crecimiento", aunque auguró que se producirá una "lenta recuperación" a finales de 2009. La institución ya informó ayer sobre las malas perspectivas para España, país que, según la institución, entrará en recesión en 2009.

Las palabras del gerente del FMI han sido después confirmadas por el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, quien ha avisado de posibles "emergencias bancarias" en los países desarrollados. "El deterioro en las condiciones financieras, combinado con un endurecimiento monetario, provocará la quiebra de empresas y posiblemente emergencias bancarias", aseguró el responsable del Banco Mundial.