Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accionistas del Popular compensados con bonos deben asumir por escrito que son de alto riesgo

La CNMV exige al Santander que detalle los problemas que pueden tener los productos

Un hombre pasea junto a una sucursal del Popular y un cajero del Santander.
Un hombre pasea junto a una sucursal del Popular y un cajero del Santander. Getty Images

Los supervisores no quieren más escándalos con los pequeños inversores. Para ello exigen cada día más pruebas de que entienden los riesgos asumidos antes de adquirir los productos. Esta filosofía se ha aplicado a los exaccionistas del Banco Popular que adquieren los bonos de fidelización del Santander. Esta entidad entrega estos productos a aquellos que acudieron a la ampliación de capital del Popular en 2016 y que perdieron su inversión tras la quiebra de la entidad. El Santander les exige, además, traer el negocio que tenían en el Popular, si es que se lo llevaron.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha establecido que, tras leer casi tres folios donde se detallan todos los posibles riesgos, el cliente debe escribir de su puño y letra este párrafo: “Este producto es complejo. No requiere ningún desembolso por mi parte, pero sí mi renuncia a acciones frente a Grupo Santander, sus administradores y empleados. Lo adquiero sin recomendación o asesoramiento de ninguna entidad del Grupo Santander. He sido advertido de que los Bonos de Fidelización no se consideran convenientes para clientes minoristas”. Además de escribirlo, tiene que firmar esta orden a continuación.

Entre las advertencias están que nadie puede garantizar “que pueda tener liquidez cuando quiera” vender los bonos, “ni el precio al que podrá hacerlo”. También figura que “en caso de insolvencia” del Santander, “usted cobraría después de los acreedores y solo si hubiera patrimonio sobrante tras pagar a los acreedores. En caso de insolvencia y de resolución (o precisamente para evitarla) del Banco, usted podrá perder toda su inversión”.

Pérdida de valor

Los clientes tienen hasta el 7 de diciembre para pedir los bonos y la fecha prevista para entregarlos es el 15 de diciembre, según este documento.

También se advierte de que “el valor nominal puede no coincidir con el valor de mercado o con el valor razonable de los bonos de fidelización en un determinado momento”. De hecho, en el momento de la entrega valdrán, aproximadamente, el 70% de su valor. Para recibir el 100%, el cliente deberá esperar siete años.

Los exaccionistas del Popular tienen la alternativa de pleitear en los tribunales. Deben asumir el riesgo de la sentencia y pagar a los abogados. También puede ser un proceso largo en el tiempo.