Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las eléctricas europeas tantean nuevas fusiones para ganar músculo

Las empresas consideran que es necesario para afrontar la transición hacia las energía renovables

Molinos aerogeneradores y panel de energía fotovoltaica en Santa Cruz de Tenerife.
Molinos aerogeneradores y panel de energía fotovoltaica en Santa Cruz de Tenerife. EFE

El interés de las eléctricas españolas Gas Natural Fenosa e Iberdrola por aumentar su tamaño mediante su integración con alguna competidora en Europa ha producido una agitación en el sector. El movimiento responde al convencimiento de que es necesario ganar musculatura para afrontar la transición hacia las energías renovables, con mejores perspectivas frente a los de generación tradicional de gas, carbón y energía nuclear.

Los sondeos en busca de un compañero de viaje comenzaron hace varios meses y la mecha la encendió la firma española Gas Natural Fenosa (GNF), de la que se conocieron sus contactos con Energías de Portugal (EDP) el pasado julio. Se llegó incluso a valorar la fusión en 35.000 millones de euros, lo que supondría la mayor eléctrica de Europa por capitalización bursátil. Aunque las dos sociedades negaron la existencia de negociaciones, el presidente de GNF, Isidro Fainé, aprovechó un reciente viaje a China para volver a poner la posibilidad sobre la mesa con los propietarios chinos de EDP, el fondo CWE, del gigante estatal China Three Gorges, según publicaba ayer el diario Expansión.

Fuentes de GNF no quisieron hacer ningún comentario sobre el asunto. Otras fuentes han señalado que los contactos no pasan de ser meros sondeos y no existe nada montado para negociar. En todo caso, la opción entra en la lógica industrial de ganar tamaño para abordar los próximos años en un contexto, además, en el que todo el mundo está mirando a todo el mundo. GNF y EDP, además, son grupos complementarios que no tendrían muchas dificultades para superar los exámenes de competencia. De hecho, las compañías están ando sus balances ante cualquier eventualidad. GNF, por ejemplo, ha puesto en venta sus activos en Italia, al considerar que no entra en sus planes.

Algo parecido pasa en Iberdrola. La primera eléctrica española, con fuerte presencia en América, ha enfocado ahora su periscopio hacia Centroeuropa, especialmente hacia Alemania, donde RWE y E.On han separado sus negocios de mayor rendimiento (las renovables y la actividad minorista) de los de generación centralizada, con más dificultades. La italiana Enel, presente en España a través de Endesa también podría también entrar en cualquier ecuación, ya sea con españolas o con otras europeas. 

En Francia, el gigante EDF también debe afrontar cambios ante la decadencia de la energía nuclear y una fusión forma parte de sus perspectivas, al igual que Engie (antigua GDF Suez).

Y es que el suministro de energía eólica y solar, tecnologías cada vez más baratas, va en aumento y fuerza a bajar los precios mayoristas de la electricidad. esto supone una amenaza muy seria al modelo tradicional de generación y distribución centralizada de energía de las grandes centrales de carbón, gas y nucleares.