Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Moreno de la Audiencia Nacional imputa por blanqueo al banco chino ICBC

El magistrado considera que la entidad captó ganancias de grupos criminales radicados en España

La sede del banco ICBC cuando fue registrado en febrero de 2016 por la Guardia Civil
La sede del banco ICBC cuando fue registrado en febrero de 2016 por la Guardia Civil

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha imputado como persona jurídica a la filial en Luxemburgo del Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) por un supuesto delito de blanqueo de capitales. El magistrado considera que esta entidad tuvo conocimiento de que su oficina en España, abierta a finales de 2010, tenía como “línea de negocio casi exclusiva” el ser “instrumento de blanqueo de las ganancias ilícitas obtenidas por grupos criminales, mayoritariamente de nacionalidad china, que obtenían pingües beneficios, sobre todo en exportaciones e importaciones fraudulentas con China y en la economía sumergida” dentro del mercado español. Hasta ahora figuraban como investigados, como personas físicas, siete directivos de la entidad.

Solo en el año 2011, tras comenzar a operar, el ICBC español captó efectivo por valor de 141,8 millones de euros, cifra que aumentó hasta los 214,6 millones hasta 2014. En esos años, la entidad no suscribió ninguna operación de préstamo o hipoteca. “No hubo más negocio bancario que captar efectivo de grupos criminales, a los que se les facilitaba toda la operativa bancaria para ocultar, encubrir, transformar en otros productos, como préstamos a clientes en otros países, y transferir mayormente a China”, señala el magistrado en su resolución.

El auto señala que la filial española del ICBC, uno de los mayores bancos del mundo, con 150 millones de clientes, transfirió a China, a través de su contrato de corresponsalía con Caixabank, un total de 188 millones de euros tan solo en 2012. Este dinero pertenecía, según las investigaciones policiales, a grupos criminales descubiertos en las operaciones Emperador, Chequian y Snake, todas ellas de la Audiencia Nacional. Esta última operación, dirigida en mayo de 2015, fue la que reveló el papel de la entidad bancaria en el supuesto blanqueo de los beneficios.

La imputación del ICBC como persona jurídica se sustenta, según el juez, en los poderes que la entidad otorgó a sus directivos para actuar. La entidad coopero como banco de blanqueo de forma consciente y promovida “por su afán de acaparar en los primeros años de actividad el máximo volumen de efectivo de los grupos criminales a los que servía en aquellas fechas”, señala el auto.

Los grupos criminales, con el banco haciendo supuestamente la vista gorda, camuflaron sus actividades de fraude fiscal y arancelario. “Se aumentó la opacidad de sus fondos, con el fraccionamiento de los abonos que realizaban, el uso de cuentas internas innominadas del banco, los usos compartidos de documentación falsa y números de identificación de extranjeros (NIE), la facturación simulada y las transferencias masivas a China”.