Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vivienda se encarece un 5,6% el segundo trimestre por el tirón de Madrid y Cataluña

El precio de las casas de segunda mano subió un 5,8% y se elevó un 4,4% en la obra nueva

El precio de la obra nueva baja un 4,4%.
El precio de la obra nueva baja un 4,4%.

El precio de la vivienda continuó subiendo durante el segundo trimestre del año por el tirón de la demanda, que no se amilana ante los encarecimientos continuos que registra el mercado desde que volvió a tasas positivas en el año 2014. El precio medio de las casas libres subió un 5,6% de abril a junio respecto al mismo periodo de 2016, tres décimas más que los registros del trimestre precedente, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La subida del periodo abril-junio es la tasa de crecimiento más alta desde el primer trimestre de 2016, cuando la vivienda libre aumentó un 6,3%. Pero este alza también es consecuencia de las subidas registradas en la Comunidad de Madrid (10,9%) y Cataluña (9,3%), las regiones donde más se encarece la vivienda. El mercado parece haber dejado muy atrás los años en los que los descensos en los precios eran de dos dígitos. El mayor fue la rebaja del 10,6% en el año 2013. Hasta ahora son 13 los trimestres consecutivos en los que los precios de la vivienda presentan tasas interanuales positivas.

"Los precios suben a un ritmo que no veíamos en los últimos años debido a ese mayor interés, si bien aún estamos lejos de los máximos alcanzados en los años del boom”, explica Beatriz Toribio, responsable de Estudios de Fotocasa, que consideras que "ha vuelto la confianza en el mercado inmobiliario".

La vivienda se encarece un 5,6% el segundo trimestre por el tirón de Madrid y Cataluña

La vivienda que más se encareció fue la de segunda mano, que subió medio punto, hasta el 5,8%. En cambio, se frenó levemente la subida de obra nueva, cuya tasa anual de precios fue del 4,4%, más de un punto inferior a la del trimestre anterior. Estos resultados son el reflejo de la intensa actividad que existe en el mercado de inmuebles usados y lo flojo que sigue siendo el de las viviendas nuevas. En el segundo trimestre del año, de las 119.408 casas vendidas, 99.343 fueron de segunda mano, según el Colegio de Registradores.

Aunque con distinta intensidad, todas las comunidades autónomas registraron tasas medias positivas en el precio de la vivienda en tasa interanual, salvo Asturias (-0,3%). Los aumentos más pronunciados de precios correspondieron a Madrid (10,9%), Cataluña (9,3%) y Baleares (7,4%), todas ellas por encima del aumento medio del 5,6% para el conjunto nacional. Donde menos aumentaron los precios fue en Murcia (0,3%), Extremadura (0,4%) y Castilla-La Mancha (0,8%).

La vivienda se encarece un 5,6% el segundo trimestre por el tirón de Madrid y Cataluña

Si se miran las subidas en lo que va de año, de nuevo destacan Madrid (con un alza del 7,9%) y Cataluña (5,9%). En este caso también sobresalen País Vasco (con el 5,5%). Todas las regiones registran subidas en el semestre menos Asturias, con una bajada del 0,7%. 

Precios muy lejos de la era de la burbuja inmobiliaria

Aunque el mercado de la compraventa se anima (especialmente el de segunda mano) y los precios registran subidas, el coste de las casas está a años luz de las cotas que alcanzó durante la era del boom inmobiliario. El índice de precios de la vivienda que publica el INE usa una referencia en base 100 sobre 2015. Es decir: no muestra precios concretos, sino que usa los de 2015 como punto de partida y, a partir de ahí, señala en qué nivel estaban cada trimestre entre 2007 a 2017.

Si las casas en 2015 valían 100 puntos, en el segundo trimestre de 2017 valen 110,4 puntos. Y en el segundo trimestre de 2007, en plena expansión inmobiliaria, llegaron a 150,1 puntos.

Tomando esa tasa como referencia, los precios de la vivienda siguen muy lejos del nivel precrisis. La media nacional, un 26% por debajo. Madrid, donde mayor es en este momento el índice (con 120 puntos), sigue un 25% por debajo del segundo trimestre de 2007. En Cataluña la tasa es un 33% más baja que entonces. Y en Aragón o Navarra la bajada se acerca incluso a un 40%. Baleares y Andalucía, con tasa de precios ahora un 20% por debajo de los niveles de hace una década, son las comunidades con menos distancia a la era del boom inmobiliario.