Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guajardo: “El TLC no se está tambaleando”

El titular mexicano de Economía dice que pensar que la negociación está en el alero es "tener una percepción equivocada", pero admite que será difícil

Guajardo (centro), escoltado por el jefe negociador mexicano, Kenneth Smith, y por su subsecretario, Juan Carlos Baker.
Guajardo (centro), escoltado por el jefe negociador mexicano, Kenneth Smith, y por su subsecretario, Juan Carlos Baker. AFP

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) pasará momentos difíciles, pero no está en el alero. El secretario (ministro) de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, ha negado que la negociación comercial más importante a la que se enfrenta su país en casi un cuarto de siglo haya empezado con mal pie, tal como muchos analistas concluyeron el miércoles tras escuchar el duro discurso inicial de su homólogo estadounidense. "El TLC no se está tambaleando; hay cosas que no van a ser más fáciles, pero [decir que se está tambaleando] es tener una percepción equivocada", ha afirmado este viernes en una entrevista en Televisa.

Guajardo, una figura clave en las conversaciones por su doble condición de técnico y político, ha destacado que esta primera ronda de encuentros entre las delegaciones estadounidense, mexicana y canadiense consiste en "posicionamientos básicos". "No ha habido sorpresas. Las diferentes posiciones ya se conocían, la diferencia es que los hicimos bajo un mismo techo y al mismo tiempo. Pero lo que hemos dicho ya lo habíamos repetido en varias partes", ha destacado al tiempo que incidía en la "ayuda" que supone que los técnicos de los tres países en cada una de las 23 mesas de trabajo constituidas para negociar cada apartado del nuevo tratado ya se conocieran "desde hace muchos años". "El ambiente [en las mesas negociadoras] es extraordinario y que se lleven bien es un buen elemento".

Con tono optimista, Guajardo ha profundizado en los temas "muy positivos" que ve en estas primeras jornadas de negociación. "Por ejemplo, cómo enganchar a las pymes a las cadenas globales de valor, un capítulo al que no le veo la mayor complejidad y que debería estar listo para la próxima ronda". En cuanto a la normativa anticorrupción, uno de los puntos que más expectativas ha despertado, el titular de Economía mexicano ha adelantado que en el nuevo TLC "habrá un capítulo anticorrupción muy importante relacionado con compras gubernamentales".

Pero el camino hacia el acuerdo no será recto. Con una Administración tan imprevisible como la de Donald Trump, habrá, tal como ya han advertido en repetidas ocasiones los negociadores mexicanos y canadienses, momentos de gran dificultad. Será, en definitiva, una montaña rusa. La primera dificultad que identifica Guajardo es el empeño estadounidense por reducir su déficit comercial con México y Canadá. "Pero todos sabemos que en economía, esto no puede ser un objetivo sino una consecuencia de políticas públicas". Sin embargo, el titular de Economía mexicano se ha mostrado "dispuesto a analizarlo siempre y cuando sea expandiendo el comercio y no limitándolo".

"Totalmente imposible" que haya reglas de origen nacionales

El discurso inaugural del representante de comercio de EE UU, Robert Lighthizer levantó una importante polvareda al verbalizar la posición de la Administración Trump: que el tratado comercial "ha fallado a muchos estadounidenses". Pero también ha dado algunas claves importantes a la delegación mexicana. "Fue un poco más allá del fortalecimiento de las reglas de origen [el contenido mínimo de insumos procedente de cualquiera de los tres países]. Él infirió que podría fijarse un contenido nacional, pero eso es algo que no se utiliza en ningún acuerdo comercial del mundo porque le pone demasiadas rigideces a las empresas y complica su planeación estratégica", ha subrayado Guajardoert ligh. En una segunda entrevista ahondó en esta cuestión y destacó que "no existe ni un solo precedente de acuerdo bilateral o plurilateral que obligue a tener contenidos nacionales. Es totalmente imposible".

Sin embargo, valora lo “constructivo y claro” que ha sido Lighthizer. "Viene de un parámetro distinto: por ejemplo, no cree que la política monetaria y económica defina déficit. Pero en nuestra [reunión privada] bilateral, el ambiente fue muy bueno, muy claro. A partir de eso, puedes compensar las diferentes posiciones".

No quiere inestabilidad en la Casa Blanca

Las palabras del jefe de negociación del TLC por el lado mexicano llegaron horas antes de que se filtrase la salida del abanderado del ala más radical de la Casa Blanca, Steve Bannon, como estratega jefe de Trump. Aunque Bannon es uno de los más duros también en el plano comercial, a juzgar por lo dicho por Guajardo, ésta no es una buena noticia para la negociación. El Gobierno mexicano quiere estabilidad en su contraparte. "No debemos de apostarle a la catástrofe [de la presidencia de Trump], porque puede traer más inestabilidad", ha remarcado Guajardo. "El peor escenario para este diálogo es un presidente que no tenga un balance adecuado". Los indicios no apuntan en esa dirección: a media tarde de este viernes, Carl Icahn, gurú de Wall Street y uno de los hombres más ricos de EE UU, seguía los pasos de otros empresarios y dejaba su cargo de asesor del magnate republicano.