Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Esperando a Jackson Hole

La reunión de la Reserva Federal de Kansas City volverá a atraer la atención de los economistas

Instalación del cartel de bienvenida a la reunión de la Reserva Federal en Jackson Hole (Wyoming, EE UU)
Instalación del cartel de bienvenida a la reunión de la Reserva Federal en Jackson Hole (Wyoming, EE UU) EFE

La próxima semana se celebra el tradicional simposio de política económica organizado por la Reserva Federal de Kansas City en Jackson Hole, en el Estado de Wyoming. Banqueros centrales, académicos y autoridades debatirán abiertamente sobre tendencias relevantes a futuro y aspectos de rabiosa actualidad. El lema de esta edición, "Fomentando una economía global dinámica", y la asistencia regular (con alguna excepción) de los gobernadores de los principales bancos centrales lo convierten en el principal foco de atención en el final del verano.

En la edición de 2014 Mario Draghi alertó del hundimiento de las expectativas de inflación "a todos los plazos", abriendo el camino para las compras de activos, anunciadas apenas unos meses más tarde. La expectación este año es intensa, dada la cercanía del Consejo de Gobierno del BCE y del FOMC de la Fed (7 y 20 de septiembre respectivamente). La oportunidad de seguir subiendo tipos ante las moderadas presiones inflacionistas y la concreción del plan de reducción de balance será el principal debate que tendrán los miembros del FOMC. Por parte del BCE, la secuencia de la retirada de estímulos (tipos y/o compras de activos) y el momento del inicio de ésta son los puntos clave a vigilar.

Más allá del impacto a corto plazo de declaraciones concretas, el debate en torno al medio y largo plazo suele ser lo más relevante de Jackson Hole. Aún sin disponer del programa del simposio, su título deja entrever que, junto al impacto de las estrategias de salida de política monetaria en la economía global, la evolución de las relaciones comerciales internacionales será un aspecto clave. Tras varios trimestres de crecimiento robusto de la actividad a nivel global, con sucesivas revisiones de previsiones al alza de forma generalizada, la principal amenaza reside en alteraciones en el comercio internacional.

El otro gran debate será la relación entre desempleo y salarios, hoy más débil que en épocas anteriores y, en general, la evolución de la inflación. Es necesario ir más allá de los condicionantes a corto plazo, entre los que se incluye la inflación de productos energéticos (salvo tensión bélica a corto plazo, el consenso apunta a precios bajos a medio y largo plazo por razones de demanda, eficiencia y sustitución). La mirada ha de ponerse en las razones estructurales de la persistencia de una muy moderada inflación en un entorno de clara recuperación del crecimiento, y en posibles alteraciones de este equilibrio. En este punto, el reciente artículo de Goodhart y Pradhan (Demographics will reverse three multi-decade global trends) y su tesis relativa a la reversión de los factores que provocaron la gran moderación en la inflación y los tipos de interés en los últimos treinta años ha de tenerse muy en cuenta.

José Manuel Amor y Víctor Echevarría son profesores de Afi, Escuela de Finanzas Aplicadas.