Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel pide a los fabricantes de automóviles que restauren la reputación perdida con el ‘dieselgate’

La canciller alemana inicia la campaña electoral con la que aspira a la reelección en septiembre

La canciller alemana y candidata de los demócrata cristianos (CDU), Angela Merkel, saluda durante un acto de campaña en Dortmund el sábado.
La canciller alemana y candidata de los demócrata cristianos (CDU), Angela Merkel, saluda durante un acto de campaña en Dortmund el sábado. EFE

 

La canciller alemana, Angela Merkel, arrancó el sábado en Dortmund su campaña para la reelección con una intervención centrada en el empleo, pero en la que también hubo reproches dirigidos a los fabricantes de automóviles, a los que acusó de dilapidar al reputación del sector a raíz del dieselgate. El escándalo del trucaje de las emisiones de motores diésel no amaina y amenaza con entrar de lleno en campaña.

 

El 24 de septiembre los votantes alemanes están llamados a las urnas en unas elecciones en las que la canciller cristiano demócrata parte como clara favorita y en la que aspira a lograr un cuarto mandato, al frente del país que marca el paso en Europa.

 

“La reputación de amplios sectores de la industria automovilística ha quedado destruida”, dijo Merkel durante su primer acto de campaña tras su receso vacacional de tres semanas. “Solo la industria del automóvil será capaz de restaurar esa confianza, es decir los directivos de las empresas”, concretó la canciller en Dortmund

 

El mastodóntico sector automovilístico alemán -800.000 empleos- se encuentra sumergido en una crisis que arrancó hace dos años, tras conocerse que Volkswagen trucó motores para ocultar emisiones contaminantes y que en los últimos meses se ha ido extendiendo a otras empresas.

 

Los fabricantes y los responsables políticos alemanes han mantenido una reunión de alto nivel este verano para poner remedio a la crisis de credibilidad a la que se enfrenta un sector vital para la economía alemana. Los asistentes a la llamada cumbre del diésel acordaron revisar el software en más de cinco millones de motores y tienen previsto mantener una segunda reunión este otoño.

 

La canciller Merkel ha convertido las energías limpias y la lucha contra el cambio climático en uno de las señas de identidad de su mandato. En el frente internacional, la canciller alemán ha liderado la defensa del Acuerdo de París frente a la oposición estadounidense del presidente Donald Trump. En el plano interno, el Gobierno de Merkel se ha propuesto situar a las energías renovables en el centro de la política energética nacional.

Cuotas para coches eléctricos

La canciller pidió el sábado a los fabricantes que innoven a marchas forzadas para liderar la transición energética con tecnologías verdes, también en el transporte. Rechazó sin embargo la prohibición de los motores diésel así como la implantación de una cuota europea de coches eléctricos como pide su rival socialdemócrata, Martin Schulz. El hombre que a principios de año parecía capaz de arrebatarle la cancillería a Merkel y que a seis semanas de las elecciones es sin embargo incapaz de hacerle sombra, ha propuesto un plan de cinco puntos que incluye cuotas vinculantes para la fabricación de coches eléctricos, con la idea de forzar el salto tecnológico. Merkel dijo en Dortmund que la propuesta de Schulz “no está bien pensada”.

 

Merkel hablaba en la cuenca minera del Ruhr, un bastión tradicional socialdemócrata, que la CDU cristiano demócrata logró arrebatar en las elecciones regionales de mayo con un discurso centrado en la seguridad y la mejora de las infraestructuras. El empleo es ahora el eje central del programa electoral de la CDU con vistas a las generales de septiembre. El partido de la canciller promete rebajar el número de parados -5,8% en la actualidad- hasta lograr el pleno empleo en 2025.