Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vigilantes de El Prat se replantean el paro tras el envío de la Guardia Civil

La plantilla ha convocado una nueva asamblea este domingo para buscar una solución de última hora al conflicto

Las colas de pasajeros en el aeropuerto de El Prat. En vídeo, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

El Gobierno ha decidido este viernes fiar a la Guardia Civil la supervisión de las colas y de las tareas en los controles de seguridad del aeropuerto barcelonés de El Prat. Sin reemplazar a los trabajadores de Eulen, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha anunciado que incrementará la presencia de efectivos del instituto armado en los controles "para garantizar la seguridad". El Gobierno ha iniciado también los trámites para hacer un laudo de arbitraje obligatorio para poner fin al conflicto. El comité de huelga de Eulen ha convocado una asamblea para mañana que podría evitar esta medida y desconvocaría el paro indefinido a partir del lunes.

El ministro Íñigo de la Serna ha justificado la medida de reforzar la Guardia Civil en el aeropuerto por el "estado de alerta terrorista" en el que se encuentra España (nivel 4 en una escala de 5) pero no ha detallado cuántos agentes se incorporarán a El Prat ni cuánto costará la operación. La orden se hará efectiva en los próximos días, en previsión de la huelga indefinida de 24 horas que empieza el lunes. Hoy, los empleados de Eulen han hecho cuatro paros de una hora que han provocado colas de 50 minutos. El domingo repetirán la huelga parcial.

El ministro de Fomento también ha anunciado que el Gobierno inicia los trámites para instaurar un laudo de arbitraje obligatorio. Un laudo es una resolución que dicta el mediador al final del proceso de arbitraje. La intención de la Administración es usar esta figura legal para forzar a los trabajadores a acudir a su puesto de trabajo, aceptar unas condiciones concretas de negociación y acabar así con la huelga y, en consecuencia, con las colas.

Nueva asamblea

No obstante, a última hora de esta tarde los trabajadores han convocado para domingo una nueva asamblea que podría paralizar esta medida y permitiría desconvocar la huelga indefinida. En la asamblea, que empezará a las once y terminará a las siete de la tarde, la plantilla únicamente votará si acepta la oferta económica que la mediación de la Generalitat propuso el pasado martes.

Esta oferta fue rechazada el jueves por el comité de huelga de Eulen, lo cual ha provocado hoy la reacción del Gobierno. La propuesta de la Generalitat, según el ministro, "era muy favorable para los trabajadores". La oferta, aceptada por la empresa, consistía en un complemento salarial de hasta 200 euros por 12 mensualidades. Los trabajadores la descartaron en una asamblea que fue muy criticada por parte de las instituciones, ya que la plantilla no votó únicamente la propuesta de la Generalitat, sino que el comité de huelga llevó cuatro opciones, dos de las cuales no se habían discutido en la mediación.

El Govern ha enviado esta mañana un requerimiento al comité para que convocase otra asamblea y decidiese solamente sobre la propuesta de la mediación, a lo que han respondido los trabajadores con la convocatoria de una nueva asamblea para el domingo.

La movilización de la Guardia Civil sigue en marcha a la espera de lo que decidan los trabajadores de Eulen. El instituto armado es el responsable final de los filtros de seguridad de los aeropuertos pero, ante la falta de efectivos, Aena firmó un convenio con Fomento e Interior para contratar personal de seguridad privada para reforzarlos. En el caso del aeropuerto barcelonés, Eulen Seguridad es la empresa que gestiona los controles. Sus 354 trabajadores conviven con los más de 300 agentes de la Guardia Civil que hay en el aeropuerto de El Prat, cuyas tareas consisten en supervisar las tareas de los vigilantes de los controles de seguridad, gestionar conflictos e inspecciones y llevar a cabo la vigilancia fiscal.

Las medidas anunciadas por el Gobierno han recibido el apoyo de la Generalitat y el Ayuntamiento, pero han sido criticadas por los sindicatos. En un comunicado, Comisiones Obreras ha asegurado que la decisión de Fomento "atenta gravemente contra el ejercicio del derecho de huelga".

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha añadido que "un arbitraje obligatorio sería un fracaso para todos". Colau ha instado a los trabajadores a aceptar la oferta de la Generalitat y ha resaltado que "la situación no se puede alargar, porque afecta a los ciudadanos, a los turistas y a la imagen pública de la ciudad".

La jornada para atajar la crisis ha consistido en reuniones con los responsables de la Guardia Civil, de Aena, de la Delegación del Gobierno, de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona. De la Serna ha destacado la importancia de la colaboración entre instituciones y ha agradecido que el Govern haya decidido reforzar la presencia de Mossos d’Esquadra en el aeropuerto, en las zonas en las que tiene competencias la policía catalana.

Más información