Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tregua en la guerra del vino de Rioja

Unas 40 bodegas críticas paralizan la nueva denominación al aprobar el consejo regulador los vinos de zona y municipio

La cooperativa Viñedos de Aldeanueva, en La Rioja, ha iniciado hoy la vendimia más temprana de los últimos veinte años.
La cooperativa Viñedos de Aldeanueva, en La Rioja, ha iniciado hoy la vendimia más temprana de los últimos veinte años. EFE

Llegan tiempos de paz a los viñedos. Las 42 bodegas alavesas críticas con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja (DOC), han paralizado durante dos años la tramitación administrativa de la nueva denominación de origen "Viñedos de Álava" que habían impulsado para sus vinos, habida cuenta de que el pleno de ese organismo se ha abierto a diferenciar más los vinos por zonas geográficas. En una reunión celebrada hoy han aprobado nuevas categorizaciones, y su incorporación a las etiquetas, al incluir los vinos de zona y de municipio.

La respuesta no se ha hecho esperar. En una nota firmada por Abra, la asociación que agrupa a los críticos, se congratulan del acuerdo y han sellado una tregua. El Gobierno vasco, que estaba siendo el interlocutor con la UE y con el Gobierno central para tramitar la nueva denominación, ha considerado que es "una gran noticia", y los partidos vascos también. El acuerdo llega en un momento en el que el Gobierno vasco tiene una mayor influencia en la administración central, tras la firma de los Presupuestos Generales para este año y en vísperas de la negociación de los de 2018.

Mayores etiquetas

El cambio aprobado hoy supone, por un lado, que los productores puedan incorporar el municipio del que procede el vino incluso si hasta un 15% de su uva procede de pueblos limítrofes. Como requisito se establece una vinculación prolongada del viñedo.

Otra de las novedades es el aumento de tamaño en las etiquetas de la representación de los pueblos o de las ahora denominadas zonas. Hasta ahora esas palabras podían alcanzar hasta dos tercios del tamaño que tuviera la palabra Rioja y desde ahora podrán alcanzar esas mismas dimensiones, pero no más. Finalmente, los elaboradores de vinos de pueblo distinguirán estas marcas de otras.

Para "pilotar" estos cambios y "lograr su adecuado desarrollo" se avanzará en la promoción de estas indicaciones a través de una comisión del Consejo, que será presidida por Ramón Emilio Muro Aguirrebeña, representante de las Cooperativas de Alava.

Las bodegas alavesas dispuestas a abandonar el paraguas de Rioja apenas si representan unos 14 millones de botellas en una denominación que avanza hacia los 400, un negocio que supera los 1.300 millones de euros, pero el cisma no hacía bien a nadie. Sobre todo porque la petición de los alaveses está más que superada en otras zonas vitivinícolas de reconocido prestigio como los vinos de Burdeos que tiene 52 subdenominaciones, Borgoña con 96, pero también Champagne. En todas esas áreas se considera la diversidad y la variedad como algo enriquecedor.

Hasta ahora el Consejo Regulador permitía la tipografía diferenciada de las tres subzonas: Rioja Alavesa (al norte del Ebro), Rioja Alta (viñedos de la comunidad de La Rioja, entre Haro y Logroño, al sur del río Ebro) y Rioja Baja (Sureste de la región entre La Rioja y Navarra) pero no permitía especificar si son vinos de finca o de valles. Los viñedos alaveses ocupan 12.934 hectáreas, en La Rioja se extienden por 43.885 hectáreas y en Navarra producen uva en 6.774.

El encargado de explicar el nuevo acuerdo del Consejo regulador, adoptado por unanimidad, ha sido su presidente, Fernando Salamero, y ha explicado que el objetivo es aportar más información en el etiquetado sobre el origen de los vinos, algo que demandaban "operadores, líderes de opinión y consumidores". Salamero, que fue elegido en su cargo hace menos de dos meses, ha reconocido su satisfacción por este acuerdo que para él "zanja" los debates sobre la posible división en la DOCa Rioja "para que todo sea sumar y sumar", ha dicho.

Han pasado 18 meses desde que las bodegas alavesas expresaran su malestar y un año, desde que  la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (ABRA) dio el primer paso ante el Gobierno Vasco para crear una denominación propia para sus vinos en la comarca de Laguardia-Rioja Alavesa.

ABRA informa de que se han comprometido a paralizar esta tramitación durante un "tiempo prudencial" durante la implantación de las nuevas categorías, pero sin descartar que pueda reactivarse en cualquier momento "en el caso de que no se realice adecuadamente o no responda a las expectativas y necesidades requeridas". Pese a todo considera el acuerdo de hoy como "histórico".

Más información