Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Urbanización, digitalización y crecimiento en América Latina

El continente debe aprovechar su gran población en las ciudades para que sea motor del desarrollo

Es poco conocido que América Latina es una región tan urbana como las economías desarrolladas y mucho más que otras regiones emergentes. ¿Cómo puede la región aprovechar las oportunidades que genera su elevado nivel de urbanización?

La concentración de la población en las ciudades suele contribuir al desarrollo económico, ya que aumenta la oferta de mano de obra, genera economías de escala, estimula la productividad y la diversidad productiva, entre otros factores. Así, países con mayores niveles de urbanización tienden a disfrutar de mayores niveles de riqueza, mejores infraestructuras, más capital humano y tecnologías más avanzadas.

El proceso de urbanización en Latinoamérica ha sido muy diferente del de otras regiones emergentes, pues se inició antes y se ha desarrollado más rápidamente. En 1950, más del 40% de la población latinoamericana ya vivía en zonas urbanas, a diferencia de Asia o África (18% y 14%, respectivamente). Hoy, América Latina exhibe niveles de urbanización similares a los países avanzados. Mientras la proporción de personas viviendo en zonas urbanas en la región es actualmente del 80%, países como Argentina y Chile, con un 92% y 90%, respectivamente, superan ampliamente a la Unión Europea (75%) y España (80%). Asimismo, se espera que el ritmo de crecimiento de la urbanización en Latinoamérica se ralentice en las próximas décadas, como es lógico dados los altos niveles ya alcanzados.

Sin embargo, los países de Latinoamérica presentan indicadores económicos relativamente pobres dado su alto nivel de urbanización. Es decir, el progreso económico en la región ha sido pequeño a pesar del fuerte impulso generado por el significativo aumento de la población urbana. A diferencia de otras regiones, América Latina no ha sabido explorar todo el potencial de la urbanización. En este sentido, pueden haber influido negativamente, por ejemplo, la falta de una planificación adecuada y el insuficiente dinamismo del sector manufacturero.

Más que lamentar las oportunidades perdidas, América Latina debe mirar hacia adelante y definir estrategias que aprovechen esa aglomeración urbana. Una de las dimensiones es la adaptación a la nueva era digital. Es importante recordar que tanto la demanda como la oferta de productos y servicios digitales tienden a beneficiarse de las aglomeraciones urbanas. Por ello, los países latinoamericanos deberían considerar la adopción de políticas que acomoden las nuevas oportunidades generadas por la cuarta revolución industrial. Las elevadas tasas de urbanización y de densidad urbana son ventajas comparativas que los países latinoamericanos deberían explorar.

En definitiva, América Latina tiene la masa de población urbana necesaria para recoger los beneficios derivados de políticas públicas que prioricen la mejora de la productividad y la inserción en la nueva economía digital. 

Roberto Maeso y Enestor Dos Santos son economistas de la Unidad de América Latina de BBVA Research.