Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España busca aumentar sus exportaciones por la crisis de los huevos contaminados

El sector productor español espera ocupar el hueco dejado por los avicultores holandeses

Producción de huevos de una granja en Putten, en Holanda.
Producción de huevos de una granja en Putten, en Holanda. EFE

España será una de las beneficiadas de la crisis europea de los huevos contaminados. Al menos, eso espera. La alerta alimentaria provocada al menos en siete países (Bélgica, Alemania, Suecia, Suiza, Francia Reino Unido y Holanda) por el uso de un pesticida prohibido en granjas de Holanda se traducirá para el sector español en una mejora en los mercados y la posibilidad de aumentar las exportaciones hacia esos Estados.

Para la responsable de la Asociación de Productores de Huevos (Aseprhu), Mar Fernández, es pronto para ver el alcance y hay que esperar su evolución. Pero se espera que esta situación de crisis en países productores y también importantes consumidores se traduzca en la posibilidad de ocupar el hueco dejado por los avicultores holandeses.

Holanda tiene una cabaña de unas 32 millones de gallinas ponedoras y una producción de unos 700 millones de docenas de huevos, de los que aproximadamente el 60% los comercializa en otros Estados europeos y en terceros países en competencia con España.

España es, a su vez, uno de los principales países comunitarios productores de huevos con un censo de 40 millones de gallinas ponedoras, el 10% de toda la Unión Europea y una producción de 1.000 millones de docenas de huevos. El sector, con una facturación de unos 800 millones de euros, tiene una clara vocación exportadora, tanto de huevos para consumo humano directo, como para su destino a la industria y para la incubación. De ese volumen, casi un 20% se destinan a la exportación, en un 50% a otros países europeos y la otra mitad a terceros países donde destacan los africanos y Oriente Próximo. El sector espera que las mayores ventas en el exterior supongan una mejora de los bajos precios: actualmente se paga una media de 0,73 euros la docena.

Esta no sería la primera vez que el sector español productor de huevos se ha visto favorecido por situaciones de crisis habidas en otros países. En los últimos años, los avicultores españoles tuvieron la posibilidad de aumentar sus ventas en el exterior por la existencia de la gripe aviar en Corea y en EE UU, donde las autoridades se vieron forzadas a sacrificar una parte muy importante de sus cabañas y la necesidad de abrir sus fronteras para evitar el desabastecimiento de los mercados. Los huevos españoles ganaron igualmente cuota de mercado en otros países comunitarios ante la existencia en los últimos años de brotes de gripe aviar y el cierre masivo de granjas.

El sector español asegura que los huevos producidos en las granjas españolas se hallan completamente libres del pesticida utilizado en las granjas holandesas y prohibido por las autoridades comunitarias y que su capacidad exportadora se basa en la calidad. Por otra parte, la identificación al consumo de los huevos producidos en España se halla en el código que tiene impreso cada unidad. Dicho código comienza por un número, el cero si se trata de huevos ecológicos, el uno de son de gallinas de corral, el dos si son criadas en el suelo del gallinero y el tres si se crían en jaulas. Seguidamente figuran las siglas del país productor (ES en el caso de España) y después el código de la provincia, municipio y el de la granja para asegurar su trazabilidad.

Más información