Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE pronostica un crecimiento estable para los países ricos en los próximos meses

El organismo detecta síntomas provisionales de desaceleración en un Reino Unido sumido en el Brexit

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, el pasado mes de junio en París.
El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, el pasado mes de junio en París. EFE

La OCDE continúa enviando señales de optimismo a las economías más avanzadas. El organismo que engloba a 35 de los países más ricos del mundo pronostica el mantenimiento de los actuales niveles de crecimiento para los próximos meses.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos elabora cada mes un índice con el que trata de anticipar cambios de tendencia en la actividad económica a lo largo de los próximos seis o nueve meses. Y según sus últimos cálculos, el crecimiento estable será la nota dominante para la eurozona (con Francia y Alemania cogiendo impulso) Estados Unidos, Japón y Canadá. La nota discordante la pone un Reino Unido sumido en el desconcierto por el Brexit, para el que la OCDE confirma los signos “provisionales” de desaceleración que ya detectó el mes anterior.

El diagnóstico de la OCDE no es algo aislado. Deutsche Asset Management publicó ayer una nota en la que confirma el optimismo. “Se confirma el panorama que comenzó a emerger el año pasado: la recuperación en la eurozona se está ampliando”, asegura la gestora del banco alemán.

Deutsche AM alaba la situación de España. Según su diagnóstico, las medidas “a veces dolorosas” adoptadas por el Gobierno de Mariano Rajoy han merecido la pena. “España ha estado creciendo a una tasa anual del 3%. Y no solo ahora, sino desde hace más de tres años”. La OCDE ya elevó en junio las perspectivas de crecimiento españolas para este año un 2,8% y para el próximo un 2,4%, por encima de las que barajaba el propio Gobierno. Pero las alegrías van más allá de la península Ibérica.

“Francia —ahora creciendo a un ritmo del 1,8% los cuatro últimos trimestres— ha publicado unos datos decentes. Aún no se conocen sus cifras del segundo trimestre, pero parece que Francia ha sobrepasado a Alemania”, añade la gestora del Deutsche, que también se sorprende de que “incluso Italia” esté creciendo por encima del 1%.

La OCDE confirma este mes lo que ya había visto el anterior: que el crecimiento coge forma en países europeos como Francia y Alemania; y en otros como China y Brasil.

Reino Unido es la excepción a estas muestras de optimismo. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ya advirtió la semana pasada que las dudas sobre la puesta en marcha del proceso de desconexión de la UE ya estaban afectando a la economía, al crear un caldo de cultivo de incertidumbre que lastraba la inversión de las empresas y el gasto de las familias. Carney rebajó las previsiones de crecimiento anual del 1,9% al 1,7%.