Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amplio seguimiento de los paros de taxis en Madrid y Barcelona

La manifestación de la capital congregó a unas 2.000 personas y terminó ante la sede de Fomento

Madrid / Barcelona

Los taxistas de Madrid y Barcelona secundaron este jueves de manera total los paros convocados contra los Vehículos de Turismo con Conductor (VTC). Los profesionales se quejan de que el Ministerio de Fomento haya concedido más licencias de estos vehículos con conductor y que se incumpla la Ley de Ordenación del Transporte por Carretera (LOTC). La manifestación de la capital congregó a unas 2.000 personas y terminó ante la sede de Fomento. En el transcurso, los manifestantes atacaron un coche VTC que pasó junto al recorrido.

Usuarios del aeropuerto de Barcelona observan la marcha de taxistas en huelga.
Usuarios del aeropuerto de Barcelona observan la marcha de taxistas en huelga.

Los paros comenzaron a las seis de la madrugada, cuando dejaron de prestar servicio los profesionales. El aeropuerto de Barajas amaneció sin ningún taxi, lo que obligó a los viajeros a moverse en metro, cercanías y autobús. Igual ocurrió en el resto de puntos neurálgicos de la ciudad. El seguimiento fue total, según los convocantes, la Confederación de Taxistas Autónomos de España (CTAE), la Mesa Estatal del Taxi (Metaxi) y la Asociación Profesional Élite Taxi.

La manifestación comenzó a las doce del mediodía en la plaza de Cuzco, lo que supuso el corte del paseo de la Castellana durante más de dos horas. Unas 2.000 personas, según cálculos policiales, se concentraron frente al Ministerio de Hacienda para terminar ante el de Fomento. A este le culpan de que ya se han cumplido cinco años desde que se aprobó la reforma del sector para reducir el número de licencias VTC. “En lugar de una VTC por cada 30 taxis que marca la LOTC, en Madrid hemos llegado a siete. Esto aún no ha parado y están pendientes de conceder en la región más de 3.500. Esto no hay ningún sector que lo pueda soportar”, se quejó el secretario de la Federación Profesional del Taxi (FPT) de Madrid, Santiago Simón. En la manifestación participaron taxistas llegados desde muchos puntos de la península.

En la marcha se vivieron momentos de tensión. Entre ellos cuando los manifestantes vieron a un vehículo VTC que iba por el lateral de la Castellana. Lo rodearon y comenzaron a increparle, pese a la presencia policial. Cuando los agentes antidisturbios le hicieron hueco para que saliera, le llovieron huevos, latas y más de una patada. También le habían reventado el parabrisas.

Otro punto de fricción se produjo cuando la policía decomisó tres cajas cargados de petardos a la plataforma Caracol (un grupo de taxistas de Madrid), que cerraba la marcha. La protesta concluyó ante Nuevos Ministerios. Los taxistas anunciaron que seguirán manifestándose hasta que Fomento cumpla la ley. De hecho, anunciaron que habrá una nueva jornada de protestas el próximo 15 de septiembre.

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, dijo este jueves que el paro de taxistas ha sido llevado a cabo por la representación “minoritaria” del sector y ha recalcó que su departamento trabaja para evitar que se concedan licencias VTC con fines “especulativos”.

Colapso en Barcelona

Los taxistas de Barcelona volvieron este jueves a la huelga durante todo el día, en la sexta jornada de paros en lo que va de año. El seguimiento de la huelga fue total, según los sindicatos, que sin embargo acudieron divididos a la convocatoria: aunque no trabajaron, el sindicato STAC, tradicionalmente mayoritario, lamentó una nueva jornada de huelga y consideró que “no aporta nada y solo perjudica a los usuarios”.

La protesta tuvo su punto álgido con la marcha lenta de unos 2.000 taxistas, según los sindicatos, que circularon por las carreteras de llegada al aeropuerto y al puerto de la ciudad. “Queremos colapsar lo que pertenece a Fomento y a la Generalitat, para que se den por aludidos y apoyen al sector en el conflicto con las VTC”, explicó Patxi Sesma, de Élite Taxi.

Los conductores vaciaron totalmente las paradas de taxis en las principales estaciones y en el aeropuerto de Barcelona, a excepción de unos 300 taxistas, que se prestaron a realizar “servicios sociales” para las personas con movilidad reducida. En El Prat hubo esperas y nervios.

Más información