Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles vuelven a irse de vacaciones

Los hoteleros esperan un verano récord de visitantes españoles, que también han aumentado sus viajes al extranjero dejando atrás la crisis

Bañistas en la playa de La Concha, en San Sebastián, el 29 de julio.

Los expertos pronostican para este verano un repunte en el número de españoles que, armados de sombrilla y bañador, se toman unos días de asueto. Después de un descenso de los movimientos nacionales motivado por la crisis, el sector turístico se frota ahora las manos. Este año, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) derrocha optimismo. Esta asociación no tiene desglosados los datos entre visitantes nacionales y extranjeros; pero todo apunta a que 2017 será años de récord para el turismo, no solo internacional sino también nacional.

Como muestra de la mejora entre los viajeros españoles, la CEHAT señala que la ocupación en lugares poco frecuentados por extranjeros —zonas de interior, cornisa cantábrica y municipios con menos de 30.000 habitantes— ha aumentado más del 40% respecto a 2013, uno de los peores años de la crisis. También señalan como indicio de optimismo la mayor actividad en los aeropuertos pequeños, usados normalmente por el turista local.

“Aumenta no solo el número de viajes que hacen los españoles, sino también su duración. Durante la crisis, por ejemplo, en Semana Santa muchos visitantes nacionales pasaban solo tres noches fuera. Y este año abundaban los que alargaron las pernoctaciones durante toda la semana”, asegura Ramón Estalella, secretario general de la CEHAT. Exceltur, el lobby del sector turístico, comparte el triunfalismo. “La buena marcha de la economía y la contención de los precios energéticos han impulsado el consumo de los españoles en los meses de primavera. Y con ello su gasto turístico”, aseguraba en su informe del segundo trimestre.

Los españoles vuelven a irse de vacaciones

Informe de Exceltur

En ese informe, Exceltur destaca que todos los indicadores del consumo turístico de los españoles han intensificado su crecimiento en el período marzo-mayo, impulsados por la celebración de la Semana Santa en el mes de abril y las favorables condiciones meteorológicas. Los datos más relevantes son el fuerte aumento de las fórmulas alojativas de menor gasto asociado (el turismo rural crece un 13,2%; el de apartamentos, un 11,8%; y un 9,9% el de campings)

También repuntó notablemente el gasto de viajes al exterior (+17,1%) y de los productos de interior más posicionados en los perfiles de turistas de mayor capacidad de gasto, como el de los hoteles de 4 y 5 estrellas, que aumentó un 5,5%). Los viajes de negocio y resto de motivos profesionales crecieron hasta marzo un 14,3%, las pernoctaciones un 11,4% y el gasto un 10,1%, según el INE.

José Antonio Pérez-Aranda director de la Escuela Universitaria de Turismo CETT, también ve 2017 como el año de la recuperación absoluta. “El turismo nacional ha aumentado en volumen y en días de viaje. A la mejora económica se unen factores como la aparición de la aerolínea low cost Level, que permite volar a América Latina y EE UU de forma más económica. Vemos más excursiones de corta estancia a lo largo del año, así como un incremento de los viajes al extranjero”, asegura el director de esta escuela adscrita a la Universidad de Barcelona.

Varios indicadores apuntan a que 2016 ya fue un buen año, y que este va a serlo aún más. Comparándolo con el tercer trimestre de 2015, el verano pasado ya registró un aumento en el número de viajes que hacen los españoles (un 4,6% más); las pernoctaciones (3,8%) y el gasto total (5,3%), según la Encuesta de Turismo de Residentes del INE. Y en el conjunto de 2016, los españoles realizaron 182 millones de viajes, lo que supone un incremento del 3,7 % respecto a 2015, en los que gastaron 41.388 millones de euros, un 9,1% más.

Turismo emisor

También esa recuperación alcanza al turismo español en el extranjero, que repuntó en 2016. El turismo emisor español batió un nuevo récord histórico de gasto el año pasado. Y es que los pagos de las personas residentes en España en sus viajes al extranjero sumaron un valor total de 18.248 millones de euros, lo que significó un crecimiento anual del 16,6%%, según datos de la balanza de pagos que difunde el Banco de España. En el primer cuatrimestre de 2017, el aumento ha sido del 8%.

Otra prueba de esa bonanza es que aunque los principales destinos extranjeros que visitan los viajeros españoles son europeos, los mayores incrementos correspondieron a la región de Asia-Pacífico, donde aumentó un 15,7% la llegada de viajeros en 2016, según datos de reservas aéreas de ForwardKeys. También aumentaron los viajes a EE UU y Canadá (+4,4%) y los destinos latinoamericanos (+4,6%).

Que el turismo nacional al extranjero crezca es una señal de que las economías domésticas mejoran porque el gasto asociado es mucho mayor cuando se viaja a otro país (96 euros al día) que dentro de España (44 euros).

El reverso de la moneda de un sector en vacas gordas son los ciudadanos que no pueden irse de vacaciones por su situación financiera. En 2016, un 39,5% de los consultados en la Encuesta de Condiciones de Vida del INE respondía que no podía viajar ni una sola semana, aunque en los peores años de la crisis ese porcentaje llegó al 45%.

Tras escudriñar los datos de la EPA, el experto en el mercado laboral Florentino Felgueroso, sospecha que durante la crisis algunos trabajadores —sobre todo los temporales— renunciaron a días de vacaciones. Basaba esta idea en la caída que se produjo hasta 2015 en el número de personas que durante el verano decían haberse cogido unos días libres en la semana anterior a la encuesta. Pero el año pasado esa tendencia se rompió. Y es previsible que este verano vuelva a ocurrir lo mismo. “Mi hipótesis se basa en que cuando un empleado se toma vacaciones manda una señal a su empresa sobre su productividad. Y que cuanto peor sea la situación económica, mayor será la necesidad de dar esa señal”, concluye Felgueroso.

Más información