Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayuntamiento, Fomento y Castellana Norte alcanzan un acuerdo que desbloquea la operación Chamartín

Las líneas generales del proyecto urbanístico se presentan hoy

Maqueta del proyecto Castellana Norte de Madrid (Operacion Chamartín).

El Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Fomento (Adif) y la empresa Distrito Castellana Norte (DCN) han alcanzado un acuerdo, que se presentará mañana jueves, para desbloquear la conocida como operación Chamartín. El Consistorio ha valorado este miércoles positivamente el pacto: la prolongación de la Castellana contará con la remodelación de la estación de Chamartín y la creación de un nuevo barrio financiero.

"Madrid, nuevo norte". Este es el nombre oficial con el que el Ayuntamiento, de la mano de Adif y DCN, sociedad formada por el banco BBVA y la constructora San José, bautizará el desarrollo de la Castellana, hasta ahora conocido como operación Chamartín. El acuerdo, que se oficializará mañana jueves, prevé una reducción de un tercio de la edificabilidad prevista en el plan avalado por la exalcaldesa Ana Botella (PP), tanto para uso residencial como de oficinas. Este miércoles la constructora San José se ha disparado casi un 27% en Bolsa.

La estación de Chamartín será uno de los ejes del proyecto: se ubicará en el corazón del nuevo distrito de negocios, aunque constituirá un ámbito de desarrollo propio, según explicaron fuentes municipales. El área afectada se reducirá a unos 2 millones de metros cuadrados, frente a los 3,2 millones del anterior plan, tal y como adelantó EL PAÍS. También las viviendas caerán un 39%, hasta las 10.860. En el anterior diseño, que Carmena rechazó, el uso residencial alcanzaba los 17.740 pisos. Durante las negociaciones, se acordó adaptar la edificabilidad a cada uno de los cinco ámbitos: Estación de Chamartín, Distrito de negocios, Fuencarral-Tres Olivos, Fuencarral Malmea y Las Tablas.

Una portavoz del gobierno de Ahora Madrid valoró "positivamente" el acuerdo. "Todavía quedan por cerrar algunos detalles", dijo, pero agregó que la hoja de ruta municipal prevé que el pleno ratifique el pacto antes de que finalice el año. Entonces el ejecutivo empezará los tramites para desatascar un proyecto bloqueado durante más de dos décadas.

Gestión pública

La iniciativa y gestión del plan será municipal, confirmaron fuentes del gobierno local. Este punto, defendido por Carmena, se acordó en las pasadas semanas. Los técnicos del Ayuntamiento, dependientes del Área de Urbanismo, dirigida por el concejal José Manuel Calvo, controlarán tiempos y actuaciones del proyecto. El primer paso será aprobar una modificación del Plan General de Ordenación Urbana.

"El Ayuntamiento ha liderado el proyecto, porque era lo que le correspondía hacer. En mayo se presentó el diseño Madrid Puerta Norte y a partir de ahí se han llegado a acuerdos con los agentes que estaban implicados en este desarrollo", señalaron desde el Consistorio. "Mañana daremos cuenta del acuerdo", adelantó este miércoles el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

El plan avalado por Botella fue bloqueado por Ahora Madrid y el PSOE en 2016. La coalición que orbita en torno a Podemos y gobierna la capital elaboró entonces un diseño alternativo (Madrid Puerta Norte, que planteó rebajar los pisos a 4.600), pero no obtuvo el visto bueno de los actores involucrados (DCN, la Comunidad y Adif). En diciembre, el Consistorio asumió —tras pedírselo Fomento— el liderazgo de las mesas técnicas encargadas de desatascar el proyecto urbanístico. El objetivo era lograr un pacto antes de que finalizara el mes de junio.

Los números de la operación son notables: la inversión pública y privada superará los 1.000 millones de euros y el impacto en el ámbito laboral —según las estimaciones de DCN— rondará los 200.000 nuevos puestos de trabajo. Todos coinciden en que la reforma de la Castellana modificará el rostro de la capital para las próximas décadas.

Un gran centro de negocios y más verde

El desarrollo del norte de Madrid contempla la creación de una city financiera con oficinas modernas para atraer a las empresas internacionales. Además, la prolongación de la Castellana generará un eje verde que unirá el Prado con El Pardo.

El PSOE, socio de investidura de Carmena, cree que es "bueno" avanzar en el acuerdo, aunque advierte de que el "desarrollo tiene que ser sostenible", tanto en equipamientos como en transporte. Así lo reflejó la portavoz Purificación Causapié.

Más información