Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Autoridad Fiscal advierte de que hay 32 Ayuntamientos en riesgo de insolvencia

La autonomía con más municipios que sufren dificultades financieras es Andalucía, sobre todo en la provincia de Cádiz

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el organismo que vela por el estado de las cuentas públicas, alertó este miércoles de que 32 Ayuntamientos se encuentran “en riesgo de sostenibilidad financiera”. Entre ellos cuatro capitales de provincia: Granada, Cádiz, Cuenca y Jaén. Buena parte de los municipios en riesgo están en Andalucía, sobre todo en la provincia de Cádiz. Todos ellos presentan una ratio de deuda mayor del 75% de sus ingresos corrientes, es decir, necesitan del permiso del Ministerio de Hacienda para poder emitir más deuda.

Vista aérea de La Línea de la Concepción, con Gibraltar al fondo.
Vista aérea de La Línea de la Concepción, con Gibraltar al fondo.

Estos municipios, añade la Autoridad Fiscal, también arrojan resultados negativos en al menos dos de cuatro indicadores: el saldo presupuestario no financiero (esto es, el déficit); el remanente de tesorería; el periodo medio de pago a proveedores y el cumplimiento de las obligaciones de suministro de información a Hacienda. Fuentes de la Airef matizan que no se trata de que estos Ayuntamientos vayan a dejar de pagar de un día para otro, sino más bien de localidades cuyas cuentas a medio y largo plazo no parecen sostenibles según las dinámicas observadas.

El conjunto de las entidades locales está muy saneado, con un superávit del 0,6% del PIB y una deuda del 2,6% del PIB. Pero existen grandes diferencias. A partir de este primer análisis, la Autoridad Fiscal estudiará las razones por las que estos consistorios no cumplen y qué están haciendo los órganos de tutela, que son las comunidades autónomas. Es decir, los datos retratan el bajo grado de control de la Junta de Andalucía, si bien algunas fuentes de la Administración apuntan que esta ha endurecido los requerimientos para que corrijan en un año la desviación presupuestaria.

De estas entidades locales, “cinco se han calificado con un riesgo muy alto por presentar déficits reiterados en los últimos años, niveles de deuda elevados y previsiones futuras de no reconducir la situación”, sostiene el informe de la institución que preside José Luis Escrivá. Esos cinco consistorios son Gandía (Valencia), Jerez de la Frontera (Cádiz), Parla (Madrid), La Línea de la Concepción (Cádiz) y Jaén. Estos dos últimos además han remitido información incompleta y/o incongruente, según señala la Airef.

Dentro de la franja de riesgo alto se hallan Granada, Algeciras (Cádiz), Aranjuez (Madrid), Navalcarnero (Madrid), San Andrés del Rabanedo (León), Almonte (Huelva), Torrejón de la Calzada (Madrid) y Villa de Otura (Granada). Y entre los de riesgo bajo o moderado se coloca a Cádiz, Cuenca, Los Barrios (Cádiz), Algete (Madrid), Dúrcal (Granada), Macael (Almería), Vilanova de Arousa (Pontevedra), Salas (Asturias), Villamartín (Cádiz), Albox (Almería), Nerva (Huelva), Ceutí (Murcia) y El Álamo (Madrid). Otros cinco no han enviado información: Almadén (Ciudad Real), Ayamonte (Huelva), Moratalla (Murcia), Los Palacios y Villafranca (Sevilla) y Valsequillo de Gran Canaria. Y Maracena (Granada) ha brindado una información que imposibilita la calificación.

Esta situación contrasta con la de los Ayuntamientos grandes, también analizados por la Airef y que exhiben más de la mitad de los más de 6.000 millones de superávit conseguido por el conjunto. Sin embargo, la Autoridad alerta de que las 21 principales entidades locales están reduciendo de media un 40% su superávit, sobre todo Madrid.

Casi la mitad de ellos está gastando por encima del tope que impone la regla de gasto, una norma que obliga a no gastar más de lo que crece la economía. Por eso, la Airef pide reforzar esta regla y evaluar mejor el reparto que se hace entre administraciones.

En el fondo, esto implica que el sistema de financiación no está bien y que las competencias y los ingresos no casan. Por lo tanto, habría que redistribuir los esfuerzos entre administraciones. De lo contrario, “podría generar problemas cuando la economía sea menos favorable y resulte más necesaria la disciplina individual de cada Administración”, afirma la Airef. Aun así, prevé que el superávit siga en el 0,6% del PIB porque el resto de municipios compensará el mayor gasto de los grandes.

La recaudación complica la meta de déficit

La Autoridad Fiscal considera factible, aunque muy ajustado, alcanzar el objetivo de déficit del 3,1% exigido por Bruselas para 2017. Aunque está habiendo una ejecución rigurosa de los gastos, que en el Estado central caerán en unos 10.000 millones, los ingresos crecen por debajo de lo previsto, sobre todo el IRPF, cuya caja avanza un 4% cuando se preveía un 8%. Las desviaciones serán mayores en la Seguridad Social y la Administración Central. Las autonomías disponen este año de más ingresos que les ayudarán a cumplir.

Más información