Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos anuncia que abaratará el coste de pasar la hipoteca del tipo variable al fijo

El Ministerio de Economía explica que se suprimirán los costes de cancelación y se reducirá la factura de la escritura y el registro

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado este jueves que la nueva ley de crédito hipotecaria abaratará sustancialmente los costes que conlleva cambiar una hipoteca del tipo de interés variable al fijo. Fuentes del Ministerio explican que se trata de eliminar las comisiones de cancelación y reducir los costes de escritura y registro para que el cliente pueda cambiarse a otra entidad que le ofrezca el tipo fijo. No obstante, la banca recuerda que este sale más caro porque las entidades tienen que cubrirse del riesgo de variación de tipos a largo plazo.

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis De Guindos. Carlos Diaz EFE

Guindos afirmó en un foro en Málaga que la nueva normativa intentará “facilitar, prácticamente sin gastos y si el consumidor lo decide y lo pacta con su banco, que pueda pasar su hipoteca a un tipo fijo”, según recogió ayer la agencia Europa Press. El titular de Economía comentó además que los tipos ahora están muy bajos, pero que eso no iba a continuar para siempre. Así que en su opinión esta iniciativa podría ser muy beneficiosa para los ciudadanos.

Fuentes del Ministerio detallan que si no se consigue acordar con el banco el cambio de un tipo ligado al euríbor a otro fijo, entonces el cliente podrá decidir irse a otra entidad que sí se lo brinde. Solo que este paso de una entidad a otra en la actualidad puede acarrear unos costes sustanciales. Ahora el cliente tiene que pagar la comisión de cancelación, que suele ser considerable si la hipoteca es reciente. Y además tiene que desembolsar los gastos de escritura y registro, también sustanciosos. De llevarse a cabo el anuncio de Guindos, los bancos perderían las comisiones de cancelación. Y los notarios y registradores ingresarían menos por las tarifas arancelarias, si bien tendrían algo más de negocio.

Cuando un banco ofrece una hipoteca a tipo variable a 30 años, en el fondo está financiando con tipos a corto plazo una deuda a largo. Y si los tipos a corto suben, esto es el euríbor, entonces ese repunte lo pueden trasladar al cliente. De ahí que no haya riesgo para el banco por el tipo de interés. Lo soporta el cliente. Pero en una hipoteca a tipo fijo las cosas cambian: el banco tiene además que protegerse de los cambios que pueda haber en los tipos a 30 años, porque no podrá trasladar esos vaivenes en los tipos al cliente. De ahí que por lo general ofrezcan unos tipos mayores para cubrirse de la posibilidad de una trayectoria al alza. Como este cambio no afectará a la libertad de negociación de las partes, las entidades ofrecerán lo que estimen necesario para cubrirse, comentan los bancos. En un periodo en el que los tipos fueron bajando, en especial con la entrada del euro, los españoles dieron el salto a las hipotecas a tipo variable a partir de 1996, recordó ayer el propio Guindos. El ministro comparó ese cambio con el que podría darse si se facilitase el traspaso. En la actualidad más del 80% de hipotecas concedidas presentan un tipo variable. De las nuevas más del 30% son ahora a tipo fijo.

Fuentes bancarias aclaran que este cambio no ha sido consultado con las entidades. Y el Ministerio afirma que esto solo se ha de negociar con los partidos para aprobarlo en el Congreso. Según Economía, la nueva ley hipotecaria traslada una directiva comunitaria al marco español. Sin embargo, la catedrática de Derecho Civil Matilde Cuena opina que “la transposición no es real porque no regula la obligación que tienen los bancos de evaluar la solvencia y establecer sanciones disuasorias al préstamo irresponsable”. En vez de de eso, lo que hace es asegurarse de que el cliente firme ante notario que lo entiende todo para proteger a la banca de demandas. Solo que el notario no puede calificar algo de ilegal a menos que haya una sentencia o esté en la ley.

Por su parte, la banca se queja de que esta normativa endurece las condiciones para ejecutar o cancelar el préstamo y que eso restringirá la concesión de hipotecas. “Con la reforma hipotecaria va a ser peor el remedio que la enfermedad”, dijo a finales de marzo el presidente del Sabadell, Josep Oliu.

Tipos al alza a finales de 2018

El BBVA espera que los tipos de interés empiecen a subir a finales de 2018, una vez empiece el BCE a tocar el tipo negativo al que los bancos pueden dejar su dinero depositado en el banco central, ahora situado en el -0,4%. Tan pronto como se prevea que en el corto plazo va a subir ese tipo de la facilidad de depósito, eso tendrá un reflejo inmediato en el Euribor. Dicho esto, el consenso del mercado es que la subida de tipos se produzca de forma muy gradual, ya que el BCE siempre tendrá en cuenta los efectos que pueda ocasionar sobre la economía y los mercados.