Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas turísticas culpan a los apartamentos de la saturación en algunos destinos

El turismo creció un 4,6% en el segundo trimestre y prevé seguir el ritmo hasta final de año, según Exceltur, que alerta contra la masificación

José Luis Zoreda, con Óscar Perelli, durante la presentación del balance de Exceltur del segundo trimestre.
José Luis Zoreda, con Óscar Perelli, durante la presentación del balance de Exceltur del segundo trimestre. EFE

Una mezcla de satisfacción ante la “efervescencia” de la actividad turística y de malestar por el crecimiento “más descontrolado que nunca” de la oferta de viviendas de alquiler turístico, principal responsable de los problemas de congestión que se detectan en algunos destinos españoles y de la “contestación social” de los residentes en esos destinos. Así se resume el sentir de la patronal turística Exceltur, que este jueves presentó su balance del segundo trimestre del año del sector y sus previsiones para lo que queda de año. Según sus datos, la actividad turística creció un 4,6% entre abril y junio respecto al mismo periodo del año pasado, fundamentalmente por la “oleada de turistas extranjeros”. Con un verano por delante que se prevé “excepcional”, se espera cerrar el año con un crecimiento del 4,1%, seis décimas más de lo que este lobby de empresas turísticas pronosticaba en abril.

Según el balance de Exceltur, el sector creció un 4,6% en el segundo trimestre, fundamentalmente por la “oleada” de turistas extranjeros que sigue recibiendo España por la situación de inestabilidad en mercados competidores, como Turquía, Egipto, o por el impacto de los atentados terroristas sufridos en destinos como Londres, París o Bruselas en Europa. El número de turistas extranjeros aumentó un 11,8% y el gasto, un 13,1% entre abril y junio, aunque descendió la estancia media (-2,3%). Subió ligeramente, un 0,3%, el gasto medio por turista, hasta los 702 euros. También repunta el turismo nacional, un 6% el alojamiento reglado (hoteles, turismo rural, campings, etc) y un 17,1% los viajes al exterior. En junio, el sector empleaba a 95.807 trabajadores más que hace un año y los empresarios, además, han mejorado sus resultados. Se prevé que estos números se mantengan en la segunda mitad del año, para cerrar 2017 con un crecimiento del 4,1%.

Exceltur entiende que la buena marcha del sector turístico en España se ve ensombrecida por la congestión y saturación de algunos destinos, que provoca incomodidad entre los residentes hasta el punto de que, por ejemplo, en Barcelona, el turismo se ha convertido en la principal preocupación. “Nos preocupan enormemente las señales de contestación social”, afirmó José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur y llamó a “llamar a las cosas por su nombre”: “lo que genera congestión, turistificación y gentrificación y descontento es el desbordante e incontrolado crecimiento de la oferta de viviendas de uso turístico distribuidas por plataformas” como AirBnB o Booking.com.

Según Exceltur, en el segundo trimestre del año, la demanda de este tipo de alojamientos aumentó un 37,2% interanual, frente a un 7,6% del segmento reglado (hoteles, turismo rural, campings, etc). El año pasado, la oferta de viviendas de alquiler para uso turístico superó en número de plazas al segmento reglado. Zoreda pidió una “estrategia” a nivel nacional para “ordenar y regular adecuadamente un fenómeno que se nos escapa de las manos”. En este sentido, valoró positivamente la iniciativa del Ministerio de Hacienda para identificar a los dueños de viviendas de alquiler turístico o la de Interior para identificar a los inquilinos de estos pisos, como se hace en los hoteles. Pidió también la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos y que la secretaría de Estado de Agenda Digital ayude a que las plataformas de alquiler cumplan la legalidad, todo para que “los causantes de la congestión no se vayan de rositas”.

Ese descontento originado por la saturación hace que el sector turístico en su conjunto “comience a ser cuestionado”, lo cual, para Zoreda es “tremendamente injusto”. “Algo estamos haciendo mal todos si un sector que genera 2,2 millones de empleos y que aporta 137.000 millones de euros al PIB se ve como reprobable”, dijo, por lo que se pronunció en contra de la “campaña [Exceltur menciona actores públicos, privados y medios de comunicación] que pone a todo el sector en el ojo del huracán” por algunos “efectos adversos”.

Ante estos problemas, Exceltur llama a una reflexión público-privada sobre los límites del sector. “No se trata de poner parches, sino de visualizar qué queremos ser a largo plazo” y, entre todos los implicados, tomar medidas, dijo Zoreda. Cargó contra “medidas improvisadas o de carácter punitivo” establecidas por algunas instituciones que “no valoran el impacto a largo plazo y no discriminan quién aporta valor y quién no”. En este sentido, valoró positivamente, aun sin conocerla en detalle, la moratoria decretada por Palma para otorgar nuevas licencias de plazas turísticas en el centro, frente a la “improvisada” suspensión decidida por Barcelona a principios de año.

Aboga Exceltur por atraer a un turista que gaste más en lugar de atraer a más turistas, “lo cual puede ser contraproducente” , y por tomar medidas para que el flujo turístico no se concentre excesivamente en “épocas punta”. En este sentido, Zoreda pidió al Gobierno que, de cara a los presupuestos de 2018, el turismo “no vuelva a ser el patito feo de la economía y que reciba menos dotación de medios” que otros sectores. En concreto, pidió inversiones en infraestructuras, afinar la promoción turística de España para atraer a clientes más adinerados y reposicionar el sector en la calidad más que en la cantidad y estímulos para que los empresarios puedan invertir más.

Más información