Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Productos con más de una vida

El mercado de los artículos usados con la garantía del fabricante se abre paso en España

Un hombre inspecciona un teléfono móvil en una exposición.
Un hombre inspecciona un teléfono móvil en una exposición. Reuters

"¡He conseguido un iPhone 6, libre, por 289 euros!" Nunca como hasta ahora había estado tan bien visto presumir de gangas. La crisis ha convertido en chic lo que hasta hace unos años era una práctica reducida a los sectores menos pudientes de la sociedad: adquirir artículos usados por otros. Pero esa tendencia se está sofisticando. Ahora, nuestros amigos no solo presumen de haberse ahorrado un dinerito; "¡Además, mi iPhone tiene garantía!", nos dicen. ¿Cómo es posible que un artículo de segunda mano lleve garantía?

Según la ley, todos los productos, independientemente de quién los venda o de si son de segunda mano, tienen algún tipo de garantía. En este caso, el auge se da en productos no necesariamente usados, pero que no cumplen todas las condiciones para ser vendidos como nuevos. Los motivos, muy variados; desde haber sido utilizados como modelos en demostraciones, tener algún desperfecto estético, defectos de embalaje, fallos técnicos menores, etcétera. “La clave es que todos son reparados, reembalados y pasan por un proceso de verificación de calidad sobre el cual se puede certificar la garantía”, explica Thibaud Hug de Larauze, consejero delegado de Back Market, la empresa de origen francés que es la principal plataforma especializada en productos reacondicionados en España.

Demanda tecnológica

En Back Market, el 80% de su negocio lo generan los móviles, pero también permite adquirir ordenadores, tabletas u otros electrodomésticos. En Amazon, aunque los móviles tienen mucho peso, el producto reacondicionado más vendido en el último año es su libro electrónico Kindle Paperwhite 3G. También se pueden calificar como reacondicionadas a joyas antiguas que se actualizan y se vuelven a poner a la venta, a ropa de diseño, muebles, electrodomésticos... "El problema es que no hay datos del tamaño ni del dinero que mueve todo esto a nivel mundial", asegura Fernando Huerta, socio de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de Deloitte.

Productos con más de una vida

Lo más cercano a un estudio de mercado es la aproximación que esta consultora ha realizado de la tendencia mundial a consumir móviles de segunda mano y a hacerlo cada vez más a través de canales formales, como plataformas tecnológicas o empresas especializadas y no tanto entre particulares. Según Deloitte, el mercado de móviles de segunda mano mueve unos 120.000 millones de terminales al año en todo el mundo, con un valor transaccional de alrededor de 17.000 millones de dólares. El incremento anual supera el 50%; esto significa que el crecimiento es entre cuatro y cinco veces superior al de la venta de móviles originales. Los reacondicionados serían alrededor del 50% de ese mercado de segunda mano.

Atrás quedan aquellos teléfonos que apenas un año después de comprarlos parecían productos del Pleistoceno que obligatoriamente había que cambiar porque ni ofrecían las prestaciones mínimas. "Ahora, la vida útil de la tecnología tiene mucho más recorrido. Los aparatos de alta gama pueden conservar hasta el 70% de su valor tras casi un año de uso", asegura Huerta. Los consumidores, ansiosos de tener el último modelo, son cada vez más conscientes de que sus terminales ya no son carne de basurero y les pueden generar algún beneficio. Al otro lado, un nutrido grupo de consumidores ávidos de marcas de moda que no pueden pagar los altos precios de un terminal último modelo, pero con tal de conseguirlo más barato no les importa que haya tenido algunos meses de uso. En Deloitte calculan que un smartphone puede tener más de tres usuarios en toda su vida útil.

Los países con un mercado de reacondicionados más activos son los más tecnológicos: Reino Unido, América del Norte y Singapur. En Europa, España está entre los más activos. "Nuestra web registra incrementos trimestrales del 60%, el doble que Alemania o Francia", asegura el jefe de Back Market. Desde Amazon España confirman la tendencia. "El mercado renewed [como esta plataforma ha bautizado a los reacondicionados con garantía], a un ritmo de tres dígitos. Doblamos el negocio respecto al año anterior", explican. El negocio mundial está en el auge de esta demanda en mercados emergentes. En India, por ejemplo, solo en móviles reacondicionados se mueven 3.000 millones de dólares y se estima que la demanda va a ascender hasta los 115.000 millones en 2020.

El imperativo legal es el acicate más potente para el sector de reacondicionados. Países como Suecia lo estimulan bajando el IVA a este tipo de productos. En EE UU, 26 de los 50 estados obligan a escuelas e instituciones oficiales a comprar productos reacondicionados. La UE aprobó en 2005 una directiva que exigía a los productores comprometerse con la reutilización de sus dispositivos. España ha tardado 10 años en incorporar esta exigencia a su legislación. Por eso, en los últimos años, "está proliferando la puesta en marcha de sistemas integrados de gestión (SIG), entidades sin ánimo de lucro sustentadas por los fabricantes, para estimular el reacondicionado de sus dispositivos", explican desde la Asociación Española de Recuperados.