Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos asegura que la UE cargará con el coste de los litigios del Popular

El ministro de Economía reitera que España aplicó a rajatabla las reglas europeas de resolución y que el banco no le costará dinero al contribuyente español

“El contribuyente español no pagará un euro por el Popular”. El ministro Luis de Guindos reiteró este lunes que España aplicó a rajatabla las reglas en el caso Popular, con fuertes pérdidas para accionistas y acreedores, y sin coste para el Estado. Los afectados han abierto una batalla legal. Guindos pone la proa hacia Europa: “Las decisiones del Frob [el fondo de rescate que liquidó el Popular] se tomaron por cuenta de la Junta Única de Resolución”, dijo en Bruselas. En plata: España cree que en caso de litigio es la UE quien pagará las indemnizaciones. Bruselas no lo ve así: “Los afectados pueden ir contra el mecanismo de resolución, que diseñó el plan de liquidación, o contra el Frob, que lo aplicó, o contra los equipos directivos del banco”, según una alta fuente europea.

De izquierda a derecha, los ministros de Economía Pier Carlo Padoan (Italia), Bruno Le Maire (Francia) y Luis de Guindos (España), este lunes en Bruselas.

España trata de ser una especie de alumno ejemplar en Bruselas. Se presenta como campeona de las reformas, aunque lleva al menos tres años sin medidas de calado. Ha adoptado la bandera de campeona de la austeridad, aunque bajó impuestos justo antes de las elecciones —y anuncia nuevas rebajas— y tiene el segundo mayor déficit público de Europa, solo por detrás de Grecia. Y ha aplicado sin dudarlo las nuevas reglas europeas sobre el sistema financiero, que obligan a no rescatar los bancos, a pesar de que Italia, en condiciones parecidas, ha optado por otra respuesta. El Gobierno defendió este lunes, de nuevo, la solución aplicada en el caso del Banco Popular. “Se aplicaron las reglas, se ha preservado la estabilidad financiera y no ha habido ninguna inyección de dinero público”, dijo Guindos a su entrada en el Eurogrupo, la reunión de ministros de Finanzas del euro. Preguntado por si existe el riesgo de que el contribuyente acabe pagando parte de la factura si hay litigios contra el Frob, Guidos fue tajante: “En absoluto”.

“Las decisiones del Frob sobre el Popular se tomaron por cuenta de la Junta Única de Resolución [el organismo europeo encargado de echar la persiana a los bancos con problemas]”, aseguró el ministro. El mecanismo europeo de diseñó la liquidación del banco: impuso pérdidas totales —del 100%— tanto a los accionistas como a los poseedores de deuda de la peor calidad. El Frob aplicó esa medida. Y una vez libre de acciones y deuda junior, acabó vendiendo por un euro el Popular al Santander: Guindos estima que, en caso de litigio, los demandantes deben ir contra las autoridades europeas, que diseñaron la operación.

Bruselas tiene una opinión muy distinta. “Los accionistas y bonistas del Popular pueden llevar al Tribunal Europeo de Justicia el plan de resolución, diseñado por el mecanismo de resolución. O pueden ir contra el Frob, que aplicó la decisión, o contra el actual equipo directivo e incluso el anterior”, según una alta fuente europea.

España, en fin, cree que es la UE quien deberá hacer frente a posibles indemnizaciones. Pero Bruselas piensa que eso está por ver: serán los jueces quienes decidirán si es el mecanismo de resolución, el equipo directivo del Popular o incluso el Frob —esto es, el contribuyente español, a pesar de los reiterados anuncios de Guindos— quien paga la factura. El Santander podría contar con una garantía implícita que le blindaría contra esas demandas si, como defiende el equipo de Ana Botín, la compra del Popular se hizo después de aplicar las quitas a los accionistas y bonistas.

¿Cambio de reglas?

El Eurogrupo evaluó este lunes las últimas resoluciones bancarias en la UE: básicamente, la del Popular y la de los dos bancos del Véneto, Popolare de Vicenza y Veneto Banca. El Gobierno italiano evitó en esos dos casos, y anteriormente con Monte dei Paschi, aplicar la normativa europea tras pelear durante dos años y acabar encontrando agujeros en las reglas. España optó por aplicar la normativa sin pestañear. Los ministros anunciaron este lunes futuros cambios para taponar algunos de los agujeros detectados: los bancos italianos se liquidaron bajo la ley de insolvencia italiana, que admite las ayudas de Estado. “Necesitamos acelerar el proceso de armonizar gradualmente los marcos de insolvencia entre países”, dijo el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. “Hay que evitar que se puedan encontrar soluciones que eviten aplicar las normas más duras”, remachó el holandés. Eso es lo que buscó Italia en todo momento, frente a la decisión española de aplicar la normativa a rajatabla, evitando incluso las líneas de liquidez de emergencia.

Más información