Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los usuarios de pisos turísticos en España crecieron un 14% en dos años

Los viajeros que más usan las viviendas vacacionales son familias (51%) y parejas (28,3%)

Un grupo de turistas entran en un piso vacacional.
Un grupo de turistas entran en un piso vacacional.

Los residentes en España usan cada vez más los pisos turísticos como alojamiento durante sus viajes. De abril de 2015 a abril de 2017 han sido 9,7 millones de personas, un 14,38% más que en el periodo 2013-2015, según el IV Barómetros de Alquiler Vacacional en España, realizado por el portal de alquileres HomeAway y elaborado por la Universidad de Salamanca. A pesar de ello, sigue muy por debajo del número de viajeros residentes en España que usan hoteles (97,5 millones en el mismo periodo, según el INE).  "Este tipo de alquiler tiene un papel cada vez más importante dentro del sector turístico español", ha defendido este jueves durante la presentación Juan Carlos Fernández, director general para el sur de Europa de HomeAway.

Para la realización del estudio se han entrevistado a 16.197 residentes en España sobre sus comportamientos y usos de viviendas vacacionales y alojamientos hoteleros. Además, se han realizado 2.113 entrevistas en profundidad a usuarios de ambas modalidades. En el informe se detalla que la tendencia sobre el uso de pisos turísticos está al alza y que cada vez más usuarios se hospedan tanto en hoteles como en este tipo de viviendas. Algo que, al menos por el momento, no consigue paliar las quejas de comunidades de vecinos en grandes ciudades como Madrid y Barcelona ni acaba con las presiones para regular más esta actividad.

En cuanto al perfil de los usuarios, los asiduos a los pisos vacacionales son familias (51%), parejas (28,3%) y grupos de amigos (18,6%). En hoteles, el perfil que más lo usa son parejas (52%) y familias (32,7%). En la muestra del estudio solo están los residentes en España. Es decir, deja fuera a los usuarios extranjeros de la modalidad, que suponen el 60% del total, según ha afirmado HomeAway.

La compañía, una de las más importantes en el alquiler de viviendas turísticas en España, trata de defender así este tipo de turismo. Y lo hace dando valor al impacto económico que genera: 13.994 millones de euros según el estudio que presenta. El gasto total crece sobre todo provocado por el ascenso del número de usuarios, no por un gasto nominal mayor. El barómetro refleja que esta actividad movió 2.824 millones de euros más que en el periodo 2013-2015. Sin embargo, el gasto por persona y noche en los pisos turísticos se estancó e incluso se redujo en un tramo: de 123,77 euros a 102,79 entre los usuarios que solo se hospedaron en viviendas vacacionales (un 15% del total); y de 144,84 euros a 143,99 entre los que han sido usuarios de hoteles y pisos turísticos (el 85% restante).

Más viajes que usan viviendas vacacionales

Si se tiene en cuenta el total durante la estancia, el gasto medio de los viajeros que se alojaron en una vivienda turística fue de 2.436 euros, frente a los 1.339 euros de los que se alojaron en hotel. Esto se debe, según los organizadores del estudio, a que una vivienda turística no ofrece servicios hoteleros. "Este impacto se nota en los comercios próximos a los alojamientos", ha destacado Fernández. Las razones de más peso, según los datos del estudio, son el mayor número de personas que se hospedan en estos alojamientos —4,1 huéspedes frente a 2,8 en hoteles— y a una estancia más larga de los viajeros —5,5 días en pisos frente a 3,3 días en hoteles—.

En el barómetro realizado por HomeAway se destaca asimismo el incremento experimentado en el número de viajes que usaron este tipo de alojamientos. En concreto, en los dos últimos años hubo 22,1 millones de viajes, 4,5 millones más que en los dos años previos. En cambio, se ha reducido el número de personas que solo han utilizado viviendas de uso turístico y no hoteles en el mismo periodo: de 3,2 millones a 3,1 millones. De esta forma, la tendencia alcista se mantiene, aunque lo que crece es el uso alterno y complementario de hoteles y apartamentos turísticos.

Más información