Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

30 de junio de 2017, el día en que se evaporaron 260.000 empleos de golpe

La Seguridad Social vio cómo la afiliación se desplomó el último día del mes porque finalizaron miles de contratos temporales

Empleo
Vista de la entrada de una oficina de empleo en Madrid. EFE

El 30 de junio se evaporaron 257.014 empleos. De golpe. En un solo día la afiliación a la Seguridad Social cayó el 1,4%, ante la finalización de miles de contratos temporales. Superó la del 31 de agosto de 2016, el día que hasta ahora tenía el dudoso honor de ser la jornada en que se ha destruido más empleo hasta ahora, según los datos del Ministerio de Empleo. La cifra media del mes arrojó un saldo positivo, 87.692 afiliados más; pero la diferencia entre la foto del final de mayo y la del final de junio, en cambio, fue negativa (-65.056) por ese desplome del último día.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social que se manejan más habitualmente son las cifras medias del mes. Se eliminan así los altibajos que se producen en el día a día en las oficinas de la Tesorería del instituto previsor, se aproxima con más fiabilidad la cantidad de cotizantes que ha habido a lo largo del mes y se liga más este dato al de recaudación por cotizaciones. Pero la observación detallada de esa realidad cotidiana levanta acta del mal más extendido en el mercado laboral español, con permiso del desempleo: el abuso de los contratos temporales y su uso fraudulento en muchísimas ocasiones.

Es habitual que los empresarios den de baja a los trabajadores en algunos sectores al llegar el fin de semana y los vuelvan a contratar al comenzar la semana. También se da de baja en la Seguridad Social a muchos empleados al acabar un mes y se les vuelve a contratar al comenzar el siguiente. Este carrusel de contrataciones se da también en puentes o trimestres. Con la ley en la mano, muchas de estas cosas no pueden hacerse, la Inspección de Trabajo las persigue, pero su éxito para atajar esta práctica es escaso.

Cuando el final de un mes coincide con un viernes, el fenómeno se multiplica. Si a eso se añade que el 30 de junio de este año coincidió que era viernes, fin de trimestre y de semestre en un mercado laboral en el que los contratos de menos de siete días, según calcula Asempleo, patronal de empresas de trabajo temporal, ya suponen el 25% de todos los firmados (casi 2,1 millones en junio) el cóctel es letal.

En un solo día la Seguridad Social dio de baja a 341.334 afiliados; la cifra de altas fue mucho más baja: 84.320. El saldo final es el conocido: casi 260.000 trabajadores menos cotizando. El profesor de Economía en la Universidad Complutense de Madrid, José Ignacio Conde-Ruiz, alertó del fenómeno en su cuenta de Twitter. Este experto en el mercado laboral suele mostrarse muy duro con el uso abusivo del empleo temporal y el gran número de contratos con fecha de caducidad que se firman mes tras mes, lo que le lleva a reclamar la implantación del contrato único.  

Este desplome en un solo día hizo que la afiliación a final de mes se situará por debajo del comienzo. El 31 de mayo había 18,26 millones de trabajadores cotizando y el 30 de junio 18,19 millones. Sin embargo, como durante la mayor parte de días del mes la cifra de afiliados superó los 18,4 millones (en dos llegó a estar por encima de los 18,5 millones), la media resultante es de 18.433.107, la más alta desde finales de 2008.