Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander eleva la morosidad del Popular hasta el 20% frente al 15% declarado

En tres semanas rehace las cuentas de la entidad comprada, que cuenta con 17.500 millones brutos de activos inmobiliarios tóxicos

Sucursal del Banco Santander y del Banco Popular en Madrid.
Sucursal del Banco Santander y del Banco Popular en Madrid.

El Santander presentó en la noche del lunes 3 de julio las condiciones de la ampliación de capital en 7.072 millones para adquirir el Popular con nuevas acciones a 4,85 euros, más el coste del derecho de suscripción preferente, que cotizará en Bolsa. Con el cierre de la cotización del lunes (6 euros), se aplicará un descuento del 17,75%. Con este motivo, el Santander hizo público nuevos datos sobre la situación financiera del Banco Popular, que está bajo su control desde hace tres semanas.

Pese a este escaso plazo de tiempo, el Santander ha elevado el ratio de morosidad del Banco Popular desde el 14,91% que presentó en marzo pasado, al "20% aproximadamente, con una ratio de cobertura estimada del 61% tras los ajustes de la adquisición. El Popular cuenta con aproximadamente 17.500 millones de euros (brutos) de activos inmobiliarios que, tras saneamientos, se reducen a 6.500 millones de euros de valor neto en libros, con una ratio de cobertura resultante de aproximadamente el 63%", continúa la nota.

Tres meses antes, el Popular, presidido por Emilio Saracho, declaró tener una cobertura de morosos sin los créditos amortizados del 51,42%. No obstante, la entidad aclaró en marzo que estas tasas no incluían las provisiones para suelos. Así, dijeron que incluyendo suelos, la cobertura "sería del 64% en marzo de 2017, la tasa de morosos sería del 53,98% en marzo de 2017 y el 40,20% un año antes", según el informe trimestral de resultados.

Los datos del Popular impactan en el grupo Santander: la morosidad pasa del 3,6% a "en torno al 5,4%", mientras que la cobertura baja desde el 73% al 70%, según la entidad. El Santander aclaró que "el Popular y sus filiales están consolidadas en las cuentas del grupo desde su adquisición el 7 de junio de 2017. Tras la integración de Popular, el beneficio neto atribuido de Santander, a 30 de junio de 2017, experimentará una variación muy poco significativa con respecto al beneficio estimado de 3.600 millones de euros que habría dado el grupo si no se hubiera producido la adquisición". El Popular solo ha estado 23 días en el balance del grupo presidido por Ana Botín.

En cuanto a los créditos, la nueva adquisición aporta una cifra neta de 82.000 millones y "unos depósitos por valor de 65.000 millones, lo que supone en torno a un 10% y un 8.5% de los créditos y depósitos totales del grupo tras la integración, respectivamente".

Escaso efecto en Bolsa

Pese al anuncio de la ampliación de capital de 7.072 millones, que supone elevar un 8% la capitalización bursátil actual, el valor en Bolsa no ha sufrido grandes caídas. Arrancó la sesión en 5,9 euros, frente a los 6 euros del cierre del pasado lunes, y al mediodía estaba situado en 5,97 euros por título, un descenso del 0,52%.

El informe diario de Bolsa de Bankinter, cuyo accionista mayoritario es Jaime Botín, comenta que "el descuento del Santander es superior al que nosotros estimábamos (en un rango del 7% al 10%) y ese descuento se acepta por solicitud de las entidades aseguradoras y colocadoras de la ampliación para garantizar el éxito de la operación. Consideramos que en la sesión de hoy martes la acción se verá penalizada", explica la entidad.

Desde otras firmas de Bolsa, como Norbolsa, Renta 4 y Link Securities también se da el visto bueno a la colocación y se augura una buena aceptación. Los expertos coinciden en que el riesgo de implementación de la fusión no es elevado, lo que facilitaría que, en el segundo semestre de este año, el Popular empezara a proporcionar importantes beneficios al Santander.  Sobre todo porque ya no necesitará incrementar las provisiones para cubrir la morosidad, como ocurría hasta ahora, sino que recogerá los beneficios del denominado banco bueno.