Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

Anuncios sin fecha de caducidad

Hay publicidades que se quedan en el subconsciente colectivo y que no se olvidan por muchos años que pasen. Hacemos un pequeño repaso

Queramos o no queramos hay algunas cosas que nos perseguirán de por vida por mucho que queramos evitarlo: las frases o cancioncillas de ciertos anuncios publicitarios.

Aunque siempre digamos que no los vemos (y en la mayoría de ocasiones es cierto) hay anuncios que dejan huella en una generación y que hace que se preserven a lo largo de los tiempos dejando sin efecto su fecha de caducidad.

El nivel de conocimiento de los anuncios variará en función de la edad. Para algunos, casi será la primera vez que los vean, aunque seguro que por lo menos la cancioncilla o lema que les acompaña les suene. Para otros serán recuerdos de juventud que les traerán innumerables anécdotas. Para los menos, les será insustancial.

Antes de las promociones que vamos a ver ahora vinieron otros igualmente reconocibles. ¿Quién no asocia la leche, el cacao, las avellanas y el azúcar con Nocilla? ¿O el Cola Cao con aquel negrito del África Tropical? ¿o los Donuts con ese niño que se deja la cartera degustando uno de ellos?

Repasemos pues algunos de los que vinieron más tarde pero que también dejaron huella en el subconsciente colectivo y que regularmente se asoman a nuestro día a día en forma de chascarrillo o cancioncilla.

¿Quién no ha dicho eso de "Tenemos chica nueva en la oficina" alguna vez? Pues la chica nueva se llamaba Farala y era un perfume que en 1984 lanzó Gal. Y ella es así.

Y hablando de colonias, en 1988, salió al mercado "tu primera colonia". Se llamaba Chispas y era de Dana. No sé exactamente cual era la fórmula de su éxito, pero todavía mucha gente, niños en esa época, recuerda la canción.

Los anuncios de La Casera siempre han conectado y tenido buena acogida. Este que decía "Ahora pido una Casera y cómo no hay..." lanzado en 1986 no fue una excepción.

Otro mítico, el famoso "Póntelo, pónselo" que en 1991 lanzaron conjuntamente los ministerios de Sanidad y de Asuntos Sociales. Tanta fue la repercusión y revuelo que causó que casi le cuesta el puesto a la ministra de la época, Matilde Fernández por lo atrevido de la propuesta.

En 1995, Martini puso en órbita al llamado "Hombre Martini" con su pose elegante y su gesto pasando el dedo por el labio que marcó una época. Como curiosidad, ¿Saben quién es la chica que está con el mafioso y que luego se fuga con nuestro protagonista? Sí, es ella, Charlize Theron, la ahora rutilante estrella de Hollywood.

Más. El niño más famoso de las navidades de 1997 no fue el Niño Jesús, si no Edu, que agarró el teléfono al principio de las Navidades y no lo soltó casi hasta Semana Santa.

Un popurrí de anuncios sobre coches que más pronto que tarde salen a relucir en cualquier conversación actual: A saber...

Mitsubishi Montero. "¿Y el Real Madrid, qué...?"

Renault Clio MTV "Geroppa".

BMW. "¿Te gusta conducir?".

BMW X3. "Be water, my friend".

Las dos ideas que vienen a continuación fueron ideas geniales de los creativos realizadas en 2006 y  utilizadas más tarde en numerosas ocasiones para las más variopintas variaciones sobre el tema, Una es de Coca Cola y la otra de la Lotería Primitiva.

Coca Cola. "Para los altos, para los bajos..."

Lotería Primitiva, "Vamos, lo normal para un perro":

Por último, el único anuncio que no se emitió en televisión pero que fue uno de los primeros anuncios que se hizo viral en 1996 en esa incipiente red de comunicación llamada Internet. Creado por la MTV, la pretendida asociación ultracatólica "Nuevo Renacer" abogaba por llegar virgen al matrimonio.

MTV. "Amo a Laura".

Al igual que el anuncio de Martini, una de las protagonistas del spot es ahora muy conocida por sus apariciones televisivas. Se trata de Lara Álvarez, que actualmente presenta un programa de telerealidad desde una isla.