Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Duopolio televisivo estrechamente vigilado

La CNMC estrecha el cerco sobre Atresmedia y Mediaset, a las que los competidores acusan de prácticas anticompetencia

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, durante su intervención en el curso de la UIMP "La Cuarta Revolución.
El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, durante su intervención en el curso de la UIMP "La Cuarta Revolución.

La pasada semana José María Marín Quemada, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), durante una intervención en el seminario organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en Santander sobre la revolución digital, lanzó un disparo directo al corazón: “En el tema de las televisiones hay un duopolio clarísimo, llamando las cosas por su nombre, que está empezando a preocupar extraordinariamente en la CNMC”. Luego añadió: “Cuantos más agentes haya en un mercado como este mejor les irá a los anunciantes”, en clara referencia a la posibilidad de que RTVE recupere la publicidad. Y no se extendió mucho más.

La mención no era venial ni casual y, además, la hizo cuando estaba hablando del sector bancario. Aprovechando que hablaba ante más de 50 periodistas, debió entender que convenía dejar caer la advertencia. Tampoco era la primera vez que se refería a la situación del mercado de televisión, a la que en su momento calificó de inquietante por estar dominada por dos empresas Mediaset (Cuatro y Telecinco) y Atresmedia (Antena 3 y la Sexta), las cuales copan el 85% del mercado publicitario (y creciendo). Solo que esta vez parece que las pesquisas de la CNMC se vislumbran como muy avanzadas (no extrañaría que se produjeran noticias sin pasar mucho tiempo) y que la mención en el citado seminario no fue gratuita.

La crítica de Marín llega en un momento en que se ha calentado el ambiente. No hace muchas fechas la Federación de Organismos o Entidades de Radio y Televisión Autonómicos (Forta), envió un documento al Gobierno para que la CNMC actúe de oficio. Las televisiones autonómicas, quieren, primero, que se conozca bien la situación que, a su juicio, distorsiona el mercado de la publicidad. Y, segundo, se plantean si no les hacen mucho caso al denunciar a Mediaset y Atresmedia. Entiende la Forta que vulneran la Ley de la Competencia por prácticas concertadas y abuso de posición dominante. La federación, que ha encargado a servicios jurídicos expertos en competencia la preparación de esa denuncia, sostiene que la CNMC debería investigar también si las agencias y centrales de medios reciben extraprimas por su intermediación.

Las autoridades ya

han sancionado a los

dos operadores por diversos motivos

También las cadenas, agrupadas en la Asociación Española de Televisiones Digitales Terrestres (13TV, Vocento, Veo…) han contratado a Alberto Ruiz-Gallardón para negociar y, en su caso, actuar. De momento, el exministro ha intentado que el reparto sea más equitativo de acuerdo a la cuota de mercado sin muchos progresos.

Mediaset alcanzó unos ingresos por valor de 918,5 millones de euros en 2016, mientras que Atresmedia llegó a los 893 millones. El total del mercado ascendió a 2.122 millones (un 5,5% de crecimiento sobre el año anterior), lo que supone que las dos controlan en torno al 85% (43% y 42%, respectivamente, cuando su cuota de pantalla es del 30% y 26,5%). El resto se reparte entre las autonómicas, que van reduciendo su peso (sobre el 5% con una cuota del 7,5%); las cadenas de pago (más del 4% y 7,5% de cuota de pantalla) y el resto (9,5% de cuota y en torno al 4,5%).

El asunto se remonta a la aprobación por parte del Gobierno de Zapatero de lo que se llamó las fusiones del nueve. Es decir, Antena 3 con la Sexta y Cuatro con Telecinco. Suman nueve. Primero fue Mediaset, en 2009; después, ya con el Gobierno de Rajoy, Atresmedia. Las razones que se alegaron fueron en aras al “interés general y mantenimiento del pluralismo informativo”. Sin embargo, redujo de un plumazo las cadenas de cuatro a dos. Al tiempo, se acordó que TVE dejará de participar en la publicidad a cambio de unos ingresos que garantizaban las otras dos. Es decir, también dejaba de competir. Precisamente, una posible solución es que TVE volviera a participar en publicidad.

La CNMC, que viene cogiendo pruebas desde hace tiempo y tiene muy avanzadas las investigaciones, ya ha actuado contra las dos cadenas, a las que ha puesto varias multas por no cumplir los compromisos al condicionar la contratación de publicidad en sus cadenas principales a la inserción en los canales secundarios. La última decisión de la CNMC fue en diciembre, al entender que Atresmedia había superado en dos ocasiones (en febrero y mayo) el límite máximo de emisión de anuncios, restringidos a 12 minutos por hora, en casi un minuto. La multa fue de 18.175 euros, una cantidad que se considera no disuasoria. Algo que se demuestra porque en agosto ya había multado por lo mismo y la misma cantidad a las dos corporaciones. También las sancionó por condicionar los contratos publicitarios, y esta vez las multas fueron más altas, de 2,8 (Atresmedia) y tres millones (Telecinco). Asimismo, el organismo vigila además las inserciones publicitarias dudosas en la cadena pública.

El organismo también supervisa las inserciones publicitarias en la cadena pública