Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio de la vivienda subirá una media del 7,3% hasta 2020, según Solvia

En la Comunidad de Madrid el encarecimiento alcanzará el 14% y en Cataluña será del 11%

La producción será de 109.000 viviendas anuales hasta 2020.
La producción será de 109.000 viviendas anuales hasta 2020.

El precio de la vivienda subirá de forma moderada y heterógena hasta 2020. La revalorización media en España será del 7,3%, aunque habrá regiones donde el aumento será mayor porque ya existe un crecimiento de la demanda natural de vivienda y por la presión que están ejerciendo los alquileres turísticos. Es el caso de Madrid, donde el encarecimiento llegará al 14%, y Cataluña, donde alcanzará el 11%. Es una de las conclusiones de la cuarta edición del informe sobre tendencias en el sector inmobiliario elaborado por Solvia. El servicer destaca que el mercado residencial en España ha iniciado un nuevo ciclo expansivo que será notablemente distinto a lo acontecido entre 2002 y 2008. Ahora bien, la recuperación de la vivienda no será uniforme y se producirá a varias velocidades.

En cuanto al número de compraventa de viviendas, Solvia calcula un incremento medio anual entre el 7% y el 8% hasta alcanzar las 564.000 unidades nuevas y de segunda mano en 2020. La obra nueva en el nuevo ciclo inmobiliario será mayor que los 64.000 visados registrados en 2016, pero por debajo de la previsión de otras instituciones que hablan de 200.000 casas de obra nueva. Según Solvia, la producción será de unas 110.000 viviendas anuales hasta 2020, que se distribuirá en aquellas ciudades con demanda embalsada y solvente como Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Alicante, Córdoba, Bilbao o San Sebastián, entre otras.

Además de la obra nueva, esta etapa recién estrenada del ladrillo recupera otro elemento esencial que había perdido durante los años de crisis, como es la vuelta del comprador tradicional que recurre a la financiación para comprar vivienda y que pasará de representar el 20% al 30%. “El perfil del inversor y la demanda de reposición irán cayendo en favor del comprador de primera vivienda que irá recuperando protagonismo”, señala el director general de Solvia, Javier García del Río. Y prosigue: “el peso del inversor pasará del 15% actual al 10%”.

El informe también recoge una radiografía de la liquidez de las compraventas de viviendas –entendida como la facilidad para transformar el activo inmobiliario en efectivo– a través del análisis de 6.900 códigos postales en todo el país. Así, solo un 10% de los códigos postales de España tiene una liquidez alta o muy alta. Por el contrario, el 78% cuenta con una liquidez baja o muy baja.