Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica elimina su filial de cabinas a la espera de su final como servicio público

La operadora espera que el Gobierno le libere de la obligación de mantener los teléfonos públicos como parte del servicio universal

Un teléfono de uso público de Telefónica en una estación.

Telefónica ha absorbido su filial de cabinas y teléfonos públicos, Telefónica Telecomunicaciones Públicas (TTP), que ha pasado a absorber Telefónica de España, la matriz del grupo en España. Este cambio societario se enmarca en el plan de simplificación y eficiencia puesto en marcha por la multinacional, según informa este miércoles el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).

La operadora está a la espera de que el Ministerio del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital elimine del servicio universal de telecomunicaciones la obligación del suministro de una oferta suficiente de teléfonos públicos de pago, como le han pedido los operadores y la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

Por el momento, el Gobierno ha obligado a Telefónica a asumir la obligación de mantener el servicio de cabinas y de guías telefónicas durante todo este año, con posibilidad de prórroga hasta finales de 2018, tras haberse quedado desierto el concurso público para su provisión.

Con la fusión por absorción por parte de Telefónica de España, esta asumirá los servicios comerciales que prestaba TTP, como la publicidad exterior en cabinas o servicio de Columnas de Rescate Cardiaco, en los que están instalados desfibriladores en sitios públicos para ser usados en caso de paro cardiaco,

Escasa rentabilidad

Las operadoras se han quejado en numerosas ocasiones de que se trata de un negocio muy deficitario debido a la generalización de la telefonía móvil que hace innecesario esta oferta en la mayor parte de las poblaciones. Además, el vandalismo (las cabinas deben poder usarse con monedas) hace que el mantenimiento sea muy caro.

La CNMC fija una compensación para la compañía que se hace cargo de las cabinas que deben abonar todos los operadores, pero esta es mínima. En 2014, último año para el que se ha hecho el cálculo se dictaminó en 1,4 millones de euros, pero Telefónica cifra el coste real en cerca de 5 millones.

El número de cabinas telefónicas a finales de 2016 era de 18.161, según cifras del Ministerio de Industria. Un informe de la CNMC, basado en los datos recogidos por el Eurobarómetro en 2014, señalaba que el 88% de los españoles nunca han utilizado las cabinas en el último año, y un 81% de los ciudadanos encuestados respondieron estar en desacuerdo o muy en desacuerdo con mantenerlas dentro del servicio universal.