Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de dos millones de contratos firmados por primera vez en un mes

La afiliación registra el mejor mayo de la serie con 223.192 cotizantes más y el paro cae en casi 112.000

Un camarero sirviendo a unos clientes en la Plaza Mayor de Madrid.

Los datos del mercado laboral en mayo muestran las dos características más claras de la recuperación. La primera: se crea empleo a un ritmo alto. La afiliación media a la Seguridad Social aumentó en casi 7.200 nuevos cotizantes al día, 223.192 en un mes. El mejor mayo de una serie estadística que comienza en 2001. La segunda: la precariedad crece a una velocidad mayor. Por primera vez en la historia se firmaron más de dos millones de contratos en un solo mes. No es el único signo de inestabilidad laboral. El porcentaje de indefinidos es del 8,2%. Hay otros números que emergen cada mes: uno de cada cuatro contratos dura una semana o menos y la duración media de los temporales se acorta sobre la de hace 10 años, 54,6 días frente a 81 días.

Más de dos millones de contratos firmados por primera vez en un mes

Esta misma semana el Banco de España ha vuelto a señalar a la llaga. Alertaba de la “temporalidad creciente” y de “una elevada volatilidad de la contratación” en el mercado laboral español. Y ambas afirmaciones quedan corroboradas con solo dos datos de los que ha divulgado el Ministerio de Empleo: cada día de mayo, incluyendo los festivos, firmaron 65.405,5 contratos y por cada nuevo afiliado al régimen general hizo falta firmar 11,34 contratos.

Pero hay más cifras que van en esa dirección: la de un mercado laboral con altos índices de precariedad concentrada especialmente en un amplio colectivo flotante de trabajadores que se mueve entre la temporalidad y el desempleo. Por ejemplo, entre los afiliados al régimen general, el que agrupa a los asalariados, el porcentaje de quienes tienen un empleo temporal y/o parcial se acerca al 41%. Este es el nivel más alto desde 2007, aunque entonces el número total de afiliados en este régimen llegó a superar los 15 millones y ahora no llega a los 14 millones.

Más de dos millones de contratos firmados por primera vez en un mes

La insistente fuerza de los contratos temporales muestra el gran talón de Aquiles de la reforma laboral de 2012. No corrigió este grave problema del mercado laboral español, que está enquistado desde que en 1985 se facilitó mucho la firma de este tipo de contratos. Una investigación reciente de José Ignacio García-Perez concluía que con ella se "había animado la salida del desempleo hacia el empleo indefinido". Pero también señalaba que el efecto era tan pequeño que apenas había tenido efectos en la "reducción de la extrema dualidad laboral".

La reciente alerta del Banco de España o la inestabilidad no esconden que el mercado laboral está recuperando rápido alguno de los niveles absolutos perdidos durante la crisis. Hay que remontarse hasta 2005, cuando hubo una regularización extraordinaria de inmigrantes irregulares que afloró mucho empleo sumergido, para ver incrementos anuales en términos absolutos y porcentuales mayores a los de mayo. Esto ha elevado el número total de afiliados hasta los 18,34 millones.

También las bajadas del paro suponen muestran el lado amable de la recuperación del mercado laboral. El mes pasado las oficinas públicas contaron con 3.461.128 desempleados registrados, 111.908 menos que en abril.

Uno de los patrones que se han repetido en mayo ha sido el empuje de la hostelería. El empleo en esta rama de actividad ha mostrado vigor durante toda la recuperación y el mes pasado no fue una excepción. En un solo mes, el régimen general contó con 65.409 afiliados más en esta rama de actividad. Le siguieron las actividades administrativas, con 24.349 cotizantes más, y el comercio, con 15.793.

Si la lente del análisis se amplía a todo el año, se observa que la recuperación del empleo ha tomado mucha fuerza en la construcción. El sector que tantos puestos de trabajo destruyó y que ha sido el que más ha pesado en el desplome laboral ha sido el que más ha crecido porcentualmente en los últimos 12 meses. Los 60.819 afiliados nuevos que ha ganado en este año suponen un incremento del 8,8%.

En la industria el aumento de cotizantes ha sido algo mayor (62.780). Sin embargo, al ocupar a más trabajadores, el incremento porcentual no es tan grande, aunque sí significativo: un 3,7%.

En el otro extremo se sitúa otra de las ramas protagonistas (y causantes) de esta ya larga crisis: las finanzas y los seguros. En ella se sigue destruyendo empleo. En el último año el número total de afiliados ha bajado en 3.690 en el régimen general, una cifra que no compensa los casi 750 autónomos más que aparecen en este epígrafe en el último año. Es la única rama que registra un comportamiento negativo junto a la de empleados de hogar.

Báñez: “El empleo que se crea es de mejor calidad”

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha insistidor en que “el empleo que se crea es de mejor calidad”, a pesar de los datos que indican la persistencia de la precariedad en el mercado laboral en España. “Aunque queda mucho por trabajar por la calidad del empleo”, matizó. Nada más conocerse los datos, la ministra afirmó que estaba “contenta porque España vive una intensa recuperación del empleo”. 

Quienes sí señalaron la precariedad de los empleos fueron los sindicatos. CC OO declaró que los datos de ayer mejoraban la cantidad y empeoraban la calidad, al destacar que solo el 8,2% de los contratos eran fijos. “Estos datos son positivos, pero la creación de empleo sigue concentrada en actividades de bajo valor añadido”, continuó. En la misma línea dirigió sus palabras UGT, que explicó que los datos vistos incrementaban “la temporalidad en el empleo y la precariedad”.

En su reacción, CEOE recordó que mayo es “tradicionalmente favorable para el empleo por motivos estacionales”. “Los datos [...] resultan alentadores y suponen un avance”, recalcó. No obstante, también reclamó que “los esfuezos se centren en dotar a las empresas de un marco regulatorio más flexible”.