Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estibadores rompen la negociación y harán huelga a partir del lunes

Los trabajadores realizarán nuevos preavisos de paro en los puertos a partir de la próxima semana

El conflicto de la estiba, ahora sí, está a punto de estallar. Después de 119 días, la negociación entre sindicatos y patronal se rompió este jueves. Los trabajadores denuncian la ausencia de interés para llegar a acuerdos. “Con una posición tan radical de la patronal, lo normal es que esto acabe en conflicto”, aseguró el representante sindical Antolín Goya, que confirmó que irán a la huelga la semana próxima (lunes, miércoles y viernes) y amenazó con nuevos paros. La patronal, por su parte, pidió 15 días para analizar las necesidades de cada puerto antes de comprometerse a garantizar los empleos de los estibadores.

Antolín Goya, representante sindical de los estibadores portuarios, en el centro.

El escollo en la negociación, por enésima vez, es la subrogación de los estibadores portuarios por parte de las empresas para las que trabajan. Tras la reforma aprobada por el Gobierno que liberaliza el sector, los sindicatos pedían que las compañías garantizasen el empleo de la plantilla actual. Sin embargo, en la reunión de este jueves no consiguieron darle forma y detallar cómo se podía llevar a cabo la absorción de los empleados por parte de las compañías, pese al principio de acuerdo que alcanzaron el 22 de mayo.

“No hay equilibrio, ellos están en una posición de poder con la nueva ley”, reclamó Goya. Una queja que, hasta ahora, se hacía desde la patronal, dado que las empresas estaban obligadas a contratar solo a los estibadores que pertenecían a las Sociedades Anónimas de Gestión de Estibadores Portuarios (Sagep). Esto cambió: con el decreto ley que convalidó el Congreso el 18 de mayo, las compañías pueden contratar a cualquier persona cualificada para dicha tarea. Esta reforma se realizó para cumplir con la sentencia contra España de los tribunales europeos. Lo que no quedó fijado en aquel decreto es qué parte de la antigua plantilla deben asumir las empresas ni en qué condiciones salariales.

Con este escenario, en el que la amenaza de huelga ahora sí parece que se llevará a cabo, Puertos del Estado teme las posibles consecuencias. Solo con la inestabilidad de los últimos meses, el tráfico de mercancías en España ha entrado en barrena debido al desvío de tráfico a otros puertos. Por ejemplo, el Puerto de Algeciras, el de mayor tráfico de España, acumula una bajada del 5,98% en lo que va de 2017. De hecho, Maersk ha desviado uno de los buques que llegaban este viernes a Algeciras hacia Tánger.

La patronal, además, solicitó este jueves mediante un comunicado al Ministerio de Fomento que adopte las medidas necesarias para que se solucione el conflicto. “Las empresas se encuentran completamente desamparadas”, afirmó Anesco. Así, el sector queda pendiente de los paros y de conocer los nuevos preavisos de huelga. “Vamos a ejercer nuestro derecho a la huelga. Sabíamos que esto podía suceder y se lo dijimos al Gobierno, lo que pasa que no lo quiso solucionar”, insistió Goya.

En la reunión de este jueves, según los trabajadores, la patronal obvió la garantía del empleo. “Quieren ver las necesidades que tiene cada puerto para luego discutir si subrogan al personal o no y en qué condiciones. Además, no garantizan la estabilidad en el empleo durante el plazo de la negociación”, afirmaron los representantes sindicales, que calificaron de engaño el principio de acuerdo firmado la semana pasada.

Además, los trabajadores insistieron en que es difícil hacer un convenio colectivo cuando no los reconocen como sus trabajadores: “Después de este cambio de discurso de la patronal no sabemos si somos o no nosotros los trabajadores de sus empresas”, argumentó el colectivo de estibadores en una nota.

Propuesta sindical

Los sindicatos remitieron una nueva propuesta de acuerdo más detallada a Anesco. “Es una oferta por escrito en la que se contempla la subrogación de los trabajadores actuales y la permanencia de las empresas en los Centros Portuarios de Empleo (CPE)”, dijo Goya. La patronal aseguró que la tiene que estudiar y no dio una respuesta por el momento.

Las diferencias que surgieron en el encuentro de este jueves se deben, según fuentes del sector, a la división interna de la patronal. “La mayoría de las empresas quieren llegar a acuerdo, pero necesitan conseguir el apoyo del 66% del total para tomar una decisión”, afirmaron estas fuentes. En cambio, desde las empresas insistieron en la necesidad de mantener el diálogo abierto sin la inestabilidad de jornadas de huelga: “Solo queremos tiempo para estudiar las alternativas en cada puerto y decidir lo mejor para el sector”.

Más información