Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pacto entre estibadores y patronal acerca el fin del conflicto en el sector

Los trabajadores confían en cerrar un acuerdo definitivo el 1 de junio con la garantía del empleo

Los estibadores y la patronal Anesco ratificaron este martes en sus asambleas el principio de acuerdo alcanzado por las partes el día anterior. Tras 110 días de negociaciones, el nuevo convenio pactado recoge la garantía de empleo para el 100% de los estibadores actuales —a excepción de las prejubilaciones voluntarias que facilita la reforma— y una rebaja salarial del 10% en los salarios más altos para mejorar la competitividad del sector. Con este paso, el conflicto que se prolonga durante meses en el sector está muy cerca de resolverse. De hecho, los trabajadores confían en cerrar un acuerdo definitivo el 1 de junio.

Asamblea general de estibadores en un hotel de Madrid, este martes.
Asamblea general de estibadores en un hotel de Madrid, este martes.

El pacto alcanzado por las partes es un marco general. Es decir, faltan por concretar los detalles y, sobre todo, cómo se van a garantizar las peticiones de los trabajadores y de las empresas. “Queremos cerrar el acuerdo el jueves, suspender la huelga y transmitir un mensaje de tranquilidad al sector”, declaró este martes el representante sindical Antolín Goya.

El acuerdo contempla la garantía del empleo en la estiba, la reivindicación más importante. También incluye una rebaja salarial del 10% para los estibadores que ganen más de 2.230 euros brutos al mes, el compromiso de continuar la negociación —debido a la amenaza de Anesco de dejar de ser el interlocutor de las empresas— y la tramitación por vía de urgencia del real decreto.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, expresó este martes su satisfacción sobre el principio de acuerdo. “Esto demuestra que en el decreto ley están todas las herramientas necesarias para llegar a acuerdo”, dijo. Y aseguró que el reglamento podría tramitarse de urgencia: “No tenemos problemas en acelerar al máximo los plazos”, afirmó. Así, el real decreto podría aprobarse en cuatro meses.

En el acta de la reunión de este lunes, en la que se alcanzó el acuerdo, también se recoge el compromiso de que “durante el periodo de negociación continuará contratándose al 100% de los estibadores”. El real decreto establecía que se contratara como máximo un 75% de los trabajadores actuales durante el primer año. Es decir, las empresas solo contratarían estibadores de los Centros Portuarios de Empleo o de las Sagep (Sociedades Anónimas de Gestión de Estibadores Portuarios), que tienen que extinguirse en tres años. De esta forma, se sortearía uno de los cambios que llevó a cabo la reforma del sector, validada por el Congreso el 18 de mayo. Este decreto ley acabó con la falta de libertad de las empresas en la contratación de los estibadores. Sin embargo, con el compromiso de sindicatos y patronal se mantendría una posición similar a la anterior a la reforma, aunque ahora sería pactado y no por ley. “Es esencial que las empresas para las que trabajamos tengan un compromiso de estabilidad con los empleados”, afirmó Goya.

La petición de que se contrate a los estibadores a través de los Centros Portuarios de Empleo será además otro de los requerimientos que propondrán los sindicatos en la reunión del próximo 1 de junio. “Si acordamos este compromiso, entraría en el nuevo convenio colectivo. No sería una imposición”, reconoció Goya. Según fuentes de la Administración, al ser un acuerdo entre empresas y trabajadores, no supondría, en principio, un problema legal.

Todos los avances en la negociación se ratificaron en las asambleas sindicales y de la patronal Anesco. Los trabajadores aceptaron los acuerdos alcanzados y esperan conseguir la garantía del empleo. Además, pretenden definir el funcionamiento de los centros de contratación de los puertos, en donde esperan que participen las empresas para controlar a quién contratan. La asamblea de Anesco, por su parte, votó a favor de continuar como patronal del sector con la necesidad de “mantener espacios de diálogo”.

Más información