Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer gran avión de pasajeros chino despega para competir con Airbus y Boeing

El aparato hace su vuelo de prueba en Shanghái y ahora necesita la confianza de las aerolíneas

El despegue del C919 en el aeropuerto internacional de Shanghái, este viernes.

El C-919, el primer gran avión de pasajeros de medio alcance construido en China para competir en un mercado dominado por Airbus y Boeing, ha hecho su primer vuelo oficial este viernes. El aparato, fabricado por la empresa pública Corporación Aeronáutica Comercial de China, ha despegado desde el aeropuerto internacional de Pudong, en Shanghái, en un vuelo de prueba de una hora y media. 

El avión, blanco con franjas azules y verdes, fue probado a una altitud de 3.000 metros -unos 7.000 metros por debajo de lo habitual en un viaje regular- y a una velocidad de alrededor de 300 kilómetros (186 millas) por hora.

China ha soñado con construir su propio avión civil desde la década de 1970, cuando comenzó a trabajar en el Y-10, un proyecto que finalmente fue abandonado. El nuevo aparato necesita obtener la confianza de los consumidores y, sobre todo, de las aerolíneas chinas.

El crecimiento del mercado aéreo chino ha impulsado la construcción del C-919, ya que Airbus y Boeing están librando una dura batalla para satisfacer las demandas de las aerolíneas chinas, que necesitarán entre 6.000 y 6.800 aviones, según los cálculos de los expertos. Esto supone superar con creces el mercado de Estados Unidos.

El bimotor C-919, cuyo nombre suena a la palabra china para "eterno", puede acomodar a 168 pasajeros en una de sus configuraciones de capacidad máxima. Tiene un alcance de hasta 5.555 kilómetros y la cartera de pedidos es ya de 570 unidades, casi todos de líneas aéreas nacionales, informa Afp. El precio estimado de cada unidad es de 70 millones de dólares (63,5 millones de euros), según las cifras facilitadas en el momento de su presentación, hace un año y medio.

El avión antes del vuelo de este viernes.
El avión antes del vuelo de este viernes. AFP

El aparato tendrá que pasar más pruebas para obtener la certificación de aeronavegabilidad de China. La compañía con sede en Shanghái también tiene como objetivo que el avión sea certificado por reguladores estadounidenses y europeos, para abrir el mercado de la empresa.

Más información