Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La creación de empleo se acelera y favorece una caída histórica del paro

La afiliación a la Seguridad Social crece en 212.216 cotizantes nuevos

La recuperación del mercado laboral se ha acelerado al comienzo de 2017. La afiliación a la Seguridad Social el mes pasado aumentó en 212.216 cotizantes con trabajo, el mayor aumento de un mes de abril, hasta los 18,12 millones, según el Ministerio de Empleo. Y el paro registrado ha bajado en 129.281 desocupados, una caída mensual récord que supera la que hubo en junio de 2013 por algo más de 2.000 personas. La asignatura pendiente sigue siendo la calidad. Los datos de la Seguridad Social muestran que los empleos temporales y/o parciales suponen más del 40% de todos los asalariados que cotizan.

Trabajadores en Madrid. / Vídeo: Declaraciones de Montoro en el Congreso de los Diputados. EFE-Quality

Parte del acelerón del empleo en abril está relacionado con la Semana Santa, que este año ha caído más tarde y retrasó sus efectos laborales. La evolución de la afiliación en ramas como la hostelería, donde el número de cotizantes ha crecido en más de 100.000 en un solo mes, lo confirma. Pero no todo es efecto de las vacaciones. Hay una tendencia de fondo que también demuestra que se ha acelerado la recuperación del mercado laboral y que el empleo, medido con la afiliación, está creciendo al ritmo más alto desde que se quedó atrás la recesión. En los últimos 12 meses el número de cotizantes con trabajo ha subido a un ritmo del 3,77%, superando la observada en mayo de 2015 (3,52%) que había marcado el techo hasta ahora.

La creación de empleo se acelera y favorece una caída histórica del paro

Además, aunque la hostelería destacó sobre el resto de ramas con mucha diferencia, la subida mensual de afiliación fue generalizada. En todas creció el número de trabajadores cotizando, excepto entre quienes trabajan en el carbón, sector en que hubo una bajada media de cinco afiliados. Si se toma la evolución anual, solo retrocede en finanzas y seguros.

También los números desestacionalizados (restando los efectos extraordinarios del mes) muestran una clara aceleración. La afiliación creció en 101.000 personas, un dato mucho más alto que en los meses precedentes y solo superado en los últimos años por la del pasado octubre.

La caída récord del paro registrado, por su parte, ha dejado la cifra total en 3,573 millones el número de desempleados inscritos en las oficinas públicas. Es el dato más bajo desde julio de 2009. Este dato se aleja mucho de la cifra de desempleo que divulgó hace justo una semana el INE correspondiente a la encuesta de población activa (EPA) del primer trimestre del año, el mejor termómetro para saber qué sucede en el mercado laboral. Esto se debe a varios motivos. Para empezar, la EPA y el paro registrado son dos cosas completamente distintas.

La creación de empleo se acelera y favorece una caída histórica del paro

La primera es una estadística elaborada a partir de una encuesta continua con una muestra de 65.000 familias cuyos datos se recogen durante 13 semanas, por lo que sus resultados se corresponden más a la parte central del trimestre correspondiente. Además, en ella se considera parado a toda persona que no haya trabajado ni una hora en la semana que es entrevistado y pueda y quiera hacerlo. En cambio, el paro registrado es un mero registro de inscripción voluntaria —normalmente se apuntan quienes perciben ayudas por desempleo o quieren acceder a algún curso de formación, ya que en estas circunstacias sí que es obligatorio,— y no considera como desocupado a quien busca un empleo de menos de 20 horas semanales o tres meses de duración.

El mercado laboral español sigue teniendo pendiente la asignatura de la precariedad: los empleos parciales y temporales siguen ganando protagonismo en la recuperación. Es cierto que crecen también los puestos de trabajo ligados a contratos indefinidos, pero no lo hacen con la fuerza suficiente como para que las ocupaciones precarias pierdan peso en el conjunto. Al contrario, lo ganan. De los 13,6 millones afiliados al régimen general de la Seguridad Social (sin contar los regímenes especiales de hogar y agrario), más del 40% tienen un trabajo temporal, a tiempo parcial o ambas cosas a la vez.

La creación de empleo se acelera y favorece una caída histórica del paro

Más información