Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murcia veta la bollería y los refrescos en las máquinas de venta de los hospitales

Sustituirá los productos azucarados por frutas, ensaladas y otros artículos que “promuevan una alimentación saludable”

Un hombre compra productos en una máquina expendedora.
Un hombre compra productos en una máquina expendedora.

La cruzada contra las bebidas azucaradas desde las instituciones se ha traducido en Cataluña en un nuevo impuesto que desde este 1 de mayo grava refrescos, batidos y zumos, entre otros productos. Pero no es la única comunidad autónoma que trata de reducir el consumo de alimentos poco saludables: a mediados de marzo, la Región de Murcia se propuso desterrar la bollería industrial y las bebidas azucaradas al menos del entorno de sus hospitales.

Así, las chocolatinas, galletas y refrescos desaparecerán paulatinamente de todas las máquinas expendedoras que hay instaladas en las salas de espera de los centros sanitarios y serán sustituidos por otros artículos que “promuevan una alimentación saludable”, según indican fuentes de la Consejería de Sanidad. En concreto, por frutas, ensaladas, zumos sin azúcar o productos lácteos que cumplan con diversos requisitos de grasas y azúcares. También habrá bocadillos de pan integral con elementos vegetales, conservas de pescado o jamón bajo en sal.

La propuesta no es nueva: hace diez años que el Gobierno autonómico ya anunció que la pondría en marcha, pero no ha sido hasta ahora cuando Sanidad se ha decidido a dar el paso, motivada por los altos índices de obesidad que sufre la población de la comunidad autónoma. Según datos del Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), Murcia es la cuarta comunidad con mayores cifras de sobrepeso y obesidad entre la población adulta, un 41,5% y un 23,9%, respectivamente, dos puntos por encima de la media nacional.

El veto a estos productos comenzará por el hospital Morales Meseguer de la capital regional y se irá extendiendo paulatinamente al resto de hospitales y centros de salud. La Consejería está negociando actualmente esos cambios con las empresas suministradoras dentro de su Estrategia Regional de Lucha contra la Obesidad.

Más información