Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

CaixaBank eleva su beneficio el 47,9% tras la integración de BPI

La entidad descarta nuevas operaciones corporativas en los próximos dos años

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.

CaixaBank ganó 403 millones de euros en el primer trimestre del año, el 47,9% más que el año pasado, tras la integración del banco portugués BPI el pasado mes de febrero, según ha informado este viernes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad ha destinado 619 millones de euros a dotaciones. El banco que preside Jordi Gual ha destacado que gracias a la integración de la entidad portuguesa ha consolidado su posición de "liderazgo" en la Península Ibérica, donde ha aumentado su volumen de negocio hasta los 564.000 millones de euros y su cartera de clientes hasta los 15,8 millones de personas tras incorporar dos millones en Portugal. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha asegurado que tras esa adquisición, la entidad catalana descarta hacer nuevas adquisiciones en los próximos dos años.

La integración de BPI, cuyo control alcanza el 84,5% tras la opa, ha supuesto que la entidad dé un salto al añadir 34.037 millones de euros en recursos de clientes y 23.328 millones en crédito a clientes. Las cuentas del primer trimestre de CaixaBank integran los resultados del banco portugués hasta febrero, que es cuando se cerró la opa. Ello ha impactado en la cuenta de resultados. El consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, ha explicado que la compra de BPI ha supuesto unos ingresos extraordinarios de 159 millones de euros, descontada la venta del 2% de Banco de Fomento de Angola (BFA). Ese ingreso, según Gortázar, ha detallado que esa cantidad es casi igual a los gastos de reestructuración que ha estimado el banco que va a costar la integración, de unos 155 millones, por lo que el efecto de esa operación a lo largo del año será neutro. Sin tener en cuenta ese efecto "extraordinario", ha proseguido Gortázar, la "aportación recurrente" de BPI en las cuentas de CaixaBank fue de 50 millones de euros.

El margen de intereses, que mide la actividad puramente financiera, se incrementó el 13,1% (el 6,3% sin BPI), hasta los 1.153 millones de euros, mientras que el margen bruto bajó el 1,5%, hasta los 1.893 millones. La entidad resalta en el comunicado remitido a la CNMV que el margen de intereses se incrementa a pesar del "contexto de tipos de interés en mínimos", lo cual ha supuesto una "evolución negativa de los ingresos" por "la reducción de la rentabilidad de la cartera crediticia y de la cartera de renta fija". Aun así, durante el primer trimestre las comisiones se incrementaron el 20,3%. Gortázar ha destacado que "la calidad de los beneficios e ingresos es mayor en este trimestre". "El 97% de los ingresos procede de actividades corey por lo tanto son más recurrentes y sostenibles en el futuro", ha afirmado en referencia al aumento de las comisiones y el negocio de seguros y la caída de los ingresos por participadas.

Morosidad a la baja

La tasa de morosidad de la entidad siguió bajando hasta el 6,7% (desde el 7,6% del mismo periodo del año pasado) tras la incorporación de BPI, con un ratio de cobertura del 49%. La entidad tuvo que provisionar durante los tres primeros meses del año 619 millones de euros, lo cual supone un incremento del 51,1% respecto al mismo periodo de 2016. Ello se debe entre otras cosas, según explica el banco, al monto destinado a prejubilaciones (152 millones) y a 154 millones de euros de saneamiento por su inversión en Sareb. La cartera de adjudicados para la venta se situó en 6.285 millones de euros, aunque durante el primer trimestre se vio un descenso en la entrada de activos inmobiliarios y un aumento de los niveles de comercialización. Gortázar ha agregado, además, que las ventas de inmuebles han supuesto unas plusvalías del 15% para el banco.

La cartera sana de créditos (excluyendo los dudosos) ascendó a 212.378 millones de euros, el 11,5% más que el año pasado. Durante el primer trimestre aumentaron sobre todo los préstamos a empresas (15,6%), incluso a promotores inmoboliarios, y al sector público (14,5%), aunque también el crédito a particulares ascendió un 9,9%.

Sobre posibles nuevas compras en España, Gortázar ha descartado que CaixaBank pueda participar en nuevas adquisiciones tras la opa de BPI y que ni contempla una eventual adquisición de Banco Popular ni de Deutsche Bank. "No tenemos ninguna operación corporativa sobre la mesa y no creemos que la vayamos a tener", ha afirmado Gortázar. El consejero delegado de la entidad catalana ha detallado que su actual plan estratégico, que finaliza en 2018, pone el foco en el crecimiento orgánico en España y Portugal. Gortázar ha considerado que operaciones pequeñas, como la del Deutsche Bank, "no tienen sentido" porque dado el tamaño que ha adquirido tendrían un escaso impacto en el negocio. "Las pequeñas nos aportan poco, pero las grandes tienen otra problemática que nos hace pensar que el perímetro actual es el que tendremos durante bastante tiempo", ha zanjado.

El consejero delegado ha explicado que la entidad ahora se halla inmersa en un plan a 100 días para BPI. El consejero delegado ha detallado que, de momento, se han creado equipos mixtos en el banco portugués. "El feeling que tenemos es que vamos a poder cumplir con las sinergias que habíamos anunciado. Y hablamos de poner a BPI en una marcha de crecimiento como la que ha tenido CaixaBank, que ha alcanzado el liderazgo en España", ha sostenido.