Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

CaixaBank toma el poder en el portugués BPI

La Asamblea General aprueba la nueva dirección de Pablo Forero con el 99% de los votos

Pablo Forero, nuevo consejero delegado de BPI.
Pablo Forero, nuevo consejero delegado de BPI.

La asamblea general del Banco Portugués do Investimento (BPI) ha confirmado con el 99,77% de los votos a la nueva administración elegida por su mayor accionista, CaixaBank. Pablo Forero sustituye a Fernando Ullrich, que pasará a ser presidente del consejo.

La asamblea general celebrada en la mañana del miércoles en Oporto se desarrolló con el programa establecido, sin contratiempos, una vez que en febrero triunfó la opa de CaixaBank sobre BPI con la que pasó de poseer el 45% de las acciones a más del 84%. Forero, un banquero especialista en riesgos, ocupará la dirección general que durante 13 años tuvo Fernando Ullrich, quien a su vez será el presidente del consejo de Administración. El fundador del banco y hasta ahora presidente del consejo, Artur Santos Silva, pasa a ser el presidente honorario del banco.

"No esperen cosas espectaculares", anunció Pabo Forero en conferencia de prensa posterior a la asamblea. "Lo que va a haber es un evolución y un proceso de cada día. Tenemos una cartera de crédito que es de lo mejor y un crédito impagado que es de lo más bajo de Portugal y de la Península Ibérica", añadió.

Forero señaló que el BPI tiene "una clara voluntad de crecer y de ofrecer más crédito y más productos y más innovación tecnológica a los clientes".

El nuevo consejero delegado puntualizó que los 120 millones de euros que se ahorrarán en sinergias con la casa madre, CaixaBank, se conseguirán en tres años. La entrada del banco catalán en la dirección de BPI -que no tenía hasta la opa pese a tener el 45% de las acciones- fue saludado al día siguiente por parte de la agencia de rating Fitch con la salida de la calificación de bono basura. Este hecho permitirá a BPI acceder a mejores condiciones de financiación.

Para tener éxito en la opa, CaixaBank tuvo que acceder a que BPI perdiera la mayoría en el BFA, Banco de Fomento de Angola, para ello vendió un 2% a Isabel dos Santos, que es quien tienen la mayoría en él. Dos Santos vendió su participación en BPI para concentrar su participación en otro banco portugués, el BCP.